miércoles, mayo 31, 2006

Asertividad

Con este título tan a lo e-Juan, lo que quiero decir es que, el otro día, durante una especie de formación que nos dieron en el trabajo, nos dijeron que tenemos que ser asertivos cuando tengamos discusiones pofesionales con nuestros clientes, ya que por la naturaleza de nuestro trabajo es frecuente que entremos en conflicto y discrepancia con la otra parte. Asertivos. Eso ya lo sabíamos pero nos lo recordaron con esta palabra, que es muy bonita y empieza a estar un poco manida. Yo le llamaba mano izquierda hasta ahora, pero a partir de hoy sólo diré asertividad, que es como más chula y me queda mejor en la boca cuando la digo.

También nos contaron los roles que se pueden dar cuando dos discuten porque no estén de acuerdo en algo, pues no suele suceder cuando se van de copas juntos. Seguramente ya os los habrán contado mil veces, pero yo os lo vuelvo a contar:

- El pasivo: Este es el que cuando está puteado por la situación adopta una postura de indolencia y de que todo le da igual, pues se ve desbordado por los argumentos del otro, sobre todo cuando es agresivo. Así no hay que ser, pasivo no, que pone muy nervioso y no soluciona nada. Además, dejan todo con muy mal rollo, con silencios y esas cosas, en plan discusión chunga de pareja.

- El agresivo: Este es el que parece que se le ha mentado la madre cada vez que le llevan la contraria. Ataca, avasalla ,se hace el ofendido y ofende. Trata de influenciar a toda costa y encima se lo llega a creer y, claro, ya coge inercia y no hay quien le calle. Ls pasivos se vuelven más pasivos con ellos y los tímidos se achantan, pero se ve que nadie los respeta. Así tampoco hay que ser, no, no, que todos queremos respeto.

- El pasivo-agresivo: Estos son los peores, alternan pasividad y agresividad y desconciertan un montón. Son agresivos camuflados. Un poner: "no, si a mi me da igual esto, me la pela... pfff, pues no tengo yo cosas más importantes por las que preocuparme... pero más te vale que mañana esté cambiado porque si no te vas a acordar de mi, y no lo pienso repetir". Así, tampoco hay que ser que no conseguimos nada y encima cogemos fama de retorcidos.

Una vez visto lo que no hay que ser, nos dijeron que aquí entrábamos nosotros, los futuros-asertivos-tras-la-formación, para hacer que cualquier desencuentro pudiera convertirse en una situación win-win en el 100% de las ocasiones gracias a nuestra maestría. Oh!.

Wikipedia dice que la asertividad es una actitud intermedia o neutra entre un comportamiento pasivo o inhibido y otro agresivo al reaccionar con otras personas, que además de reflejarse en el lenguaje hablado se manifiesta en el lenguaje no verbal, como en la postura corporal, en los ademanes o gestos del cuerpo, en la expresión facial, y en la voz. Una persona asertiva suele ser tolerante, acepta los errores, propone soluciones factibles sin ira, se encuentra segura de sí misma y frena pacíficamente a las personas que les atacan verbalmente, y yo estoy muy de acuerdo.

Vale, visto esto, pues me encantaría ser asertivo, pero asertivo natural, no de bote. Supongo que es el mejor camino para no acabar quemados con un pasivo o hinchándote a hostias con un agresivo, y también que si das con otro asertivo ya puede ser la hostia, arreglas el mundo en diez minutos. Tengo que mejorar bastante, está claro, porque yo tiendo a alternar ciclos de pasividad con ciclos de agresividad según me haya levantado ese día, o según me toquen los huevos, con ciclos de ser un tío de puta madre y brillante, con ciclos de ser un empanado metepatas. Consigo dominar mis peores versiones de mi mismo, la mayoría de las veces, tirando de educación y diplomacia, pero tampoco siempre lo consigo. Pero vamos, que supongo que en unos diez años seré un asertivo-aprendido bastante decente, si pongo empeño en ello y si dejo de ser yo.

Yo lo voy a intentar, pero lo que ya no sé es si cuando tenga ochenta años, si es que llego, me arrepentiré de no haber pasado olímpicamente de los que no me aporten nada, o de pegarle cuatro voces al que sea un impresentable, pero yo voy a ser asertivo, aunque se me olvide pasado mañana o no me crea ni de coña que todos podamos serlo, por lo menos en todo momento.

17 comentarios:

mogkumo dijo...

tener un amigo/a psicólogo es lo peor porque te saca el temita Asertividad a la mínima. y lo que son las cosas, lo mal que explican lo que es.
porque hasta que tu has hecho este post, yo no me había enterado de qué iba la cosa.
yo soy pasivo (entiendamese) hasta que no se por qué razón se me enciende la chispa, y la armo...

dwalks dijo...

pues como casi todos, mog... pasamos de malos rollos y dejamos hacer hasta que se nos hincha la vena.

would dijo...

¡No jodas que me lo he perdido! ¿Y ahora qué voy a hacer yo con lo mío? ¿Ser un jenízaro? ¿Ser un Bubu?

Ahora mismo tengo un tío delante de mi dando una charla y me estoy aburriendo mucho. Eso sí, huele a algo que me mantiene despierto y que no consigo identificar.

uma b. dijo...

Me voy a llenar de asertividad en mi próxima reunión de vecinos.

Anónimo dijo...

La asertividad se define como: "la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando expresar nuestros deseos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento". Está en el tercer vértice de un triángulo en el que los otros dos son la pasividad y la agresividad.

Entonces... ¡yo (y todos) lo que soy es un triángulo!

tomatera dijo...

Pues la asertividad según la RAE, no existo, y ser asertivo significa ser afirmativo, es decir, que ser aertivo significa decir que sí.
Ya veis, las cosas que se aprenden, y lo gilipollas que son los de marketing y relaciones públicas, que necesitan de palabras nuevas inventadas para sonar má guays.

quieta, leona dijo...

Pues yo llevo una semana en la que mi socia está planteándose muy seriamente disolver esta sociedad que tenemos al 50% y que ya lleva 14 años funcionando mejor que mi matrimonio, que ya es mucho decir en su favor, y en la que me estoy dedicando básicamente a ahuyentar a todos esos clientes c...zos por el simple método de decirles lo que realmente pienso de ellos y de su capacidad de gestión. Y es que ese rollo de la asertividad queda muy bien dentro de una política de "herramientas de gestión", pongamos por caso, pero la cara de satisfacción que se te queda cuando mandas a tomar por c..o a un cliente peñazo, eso sí que de verdad no tiene precio, porque yo lo valgo.

dwalks dijo...

yo si me imagino lo que es, would, y ese olor son feromonas

uma, diez minutos te va a durar la asertividad. tope.

tu lo que quieres es hacer un trío, anónimo, que no es lo mismo. que morro, a la cola.

es cierto, tomatera, es una de estas traducciones directas del inglés que quedan un poco raras. yo lo dejaría en "comeorejas"

coñazos y culo, leona, no te cortes. hombre, todo es según el caso y lo que te compense. yo no siempre me alegro de haber saltado por algo, que tampoco es que sea habitual en mi, aunque me suelo arrepentir cuando no lo hago, es un poco extraño. es complicado decir lo que piensas cuando no se está de acuerdo en algo y que te pongan buena cara encima y se resignen. yo qué sé, a mi siempre se me ocurre la frase adecuada media hora después, como a muchos, así que nunca me quedo a gusto del todo.

would dijo...

Me hace gracia lo políticamente correcta que es Quieta leona cuando está enfadada. Cómo se nota que tiene niños y cuida su lenguaje.

Hans dijo...

Ehmmmm...

Hans dijo...

La asertividad es incompatible con las reuniones de Comunidades de Propietarios, Uma, por cierto.
No creo que Lioness permita s sus hijos leer estos blogs.

Shakti dijo...

A mí lo que más gracia de hizo de este curso de comunicación es que el tío que lo impartía se veía como muy 'proper' pero en plan autocontrol-falsetti. En realidad me lo imaginaba más bien de toca-niños porque aprovechaba cualquier ocasión para sacar el tema... sospechoso!!

quieta, leona dijo...

Hace años, antes de que se pusieran de moda conceptos aberrantes como el de asertividad, mi cuñado, que fue un precursor, solía reconvenirnos a su hermano y a mí, que somos de natural... cómo decirlo...más bien vehemente ("A ESE, GAS, YA! cagüenlaputa"), explicándonos que hay que responder, no reaccionar, que viene a ser lo mismo, pero madeinspain. Aunque él siempre lo emplea en ambientes jocosos y ante nuestras continuas salidas de tono, tengo que reconocer que siempre lo intento, por supuesto, sin éxito.

quieta, leona dijo...

El trece es mío, je, je.

Ona dijo...

Según tengo entendido la asertividad se muestra en dos vertientes: capacidad de decir que sí y también para decir que no. Ambas cosas son importantes si se dicen con diplomacia.

Se parece a los cursos de negociación a los que he asistido, en los que te recomiendan huir de proposiciones disyuntivas en una negociación.

Por ejemplo, en vez de decir "sí pero..." o "sí aunque" deberíamos intentar utilizar otras fórmulas como "entiendo tu postura y además deberíamos tener en cuenta...".

Suena muy pelotilla, pero os juro que al utilizarlo en una reunión, negociación con clientes o similares, la gente ni se pispa de la pelotería implícita en tu reacción. Y cada vez veo más jefes que utilizan todos estos recursos. Vamos, que son de manual!

Estoy de acuerdo en que es muy difícil que salga natural. Hace falta mucha práctica.

Anónimo dijo...

cuando escuchan cosas que ponen de mal genio, es mejor pensar q se la dicen a nuestro traje, para no dejar crecer la bicha. La mano izq de cursillo no es nada fácil, entre otras cosas, porque a todo quisqui le dán el cuersillo y las posturitas de falsa escucha se notan.
Eso sí, la agresividad se cae por el precipicio siempre, tienen los mayores problema de relación, aunque a algunos les den miedo.
algo de calma y mucho de naturalidad nunca sobran, y saber pensar en otra cosa a ratos (en las reuniones de vecinos, p.e)

dwalks dijo...

decir no es complicadísimo si no eres capaz de hacerlo de forma innata. a mi me ha costado conseguirlo, pues tiendo a personalizar las relaciones profesionales y, pese a que he mejorado lo suficiente para que no afecte a mi trabajo (demasiado), creo que no me hare rico en la vida por eso.

y sí, estoy muy de acuerdo con lo de la asertividad aprendida, prefiero a un tío vehemente, o algo tímido incluso, si demuestran profesionalidad, a uno contenido o falsamente educado