lunes, octubre 16, 2006

Los Estates 2006: Cleveland, dia tres

Hoy me he pasado el día en un mall gigante y no he hecho fotos, la verdad es que no hubieran sido muy diferentes de las que hubiera sacado en el Xanadú o en el Plaza Norte, así que he pasado y he estado a lo mío.

Para ir, que quedaba lejos, he telefoneado a un taxi desde el hotel y el conductor era un señor negro de unos cincuenta años llamado Roonie. Hemos charlado por el camino y yo le he contado mis traumas con esta ciudad (como a todo el que se me pone delante y me da palique) y él ha asentido con la cabeza todo el rato, aunque no parecía llamarle mucho la atención lo que le estaba contando porque para Roonie, el downtown es así de solitario, así de deprimente los fines de semana, y no parecía entender qué perra me había dado con lo de ir a pasear por un sitio que no es para pasear. Por el contrario, me ha asegurado que las mejores costillas ahumadas de Cleveland se comen a dos millas del centro por la caretera que va al sur, y que si alguna vez decido probarlas, no olvide pedir que me rebajen el picante de la salsa, o de lo contrario me arderá el culo hasta que vuelva a la maldita Europa. También me ha contado lo contaminado que está el Erie y hemos llegado al acuerdo de que me volvería a recoger al mall cuando me apeteciera volver al hotel, eso es algo bastante típico de aquí. Me ha apuntado su número en un papel y le he dado dos dólares de propina para que no se olvidara de mi, que los malls están lejos y hace tres años tuve que esperar cerca de una hora hasta que vino uno a por mi.

El mall tenía de todo pero no he arasado mucho. Aunque resulta algo más barato que España, tampoco he visto chollazos de cosas que me gustaran. Lo bueno, como en todos los lados, es caro, y el hecho de que en vez de cincuenta cueste cuarenta y dos, no hace que no te estés gastando panoja. Aún así he comprado cosas en el GAP, que es una tienda que me encanta (ya podían muchos a hacer las prendas básicas como éstos, bien hechas y con diferentes estilos, pero sin pasarse ni de tunning ni de soso) y luego he comprado alguna cosa más para que no me amargara la boca, porque empezaba a sentir ansiedades peligrosas. Me he controlado bastante, y es que aún me quedan días.

En todos los sitios que he pagado o he interactuado con los dependientes, me han acabado preguntando que de dónde era. Los americanos tienen un forma de dirigirse a uno que consigue no parecer de cotilla. En este sentido nos dan mil vueltas, son directos pero amigables, tienen conversación pero no se enrollan, hacen dos preguntas para romper el hielo pero no se meten en temas personales, es decir, su conversación de cortesía es bastante mejor que la nuestra... Lo que pasa es que si te pones a hablar como ellos traduciendo al español, diciendo cosas tipo "hey amigo, ¿que te trae por la ciudad? ese acento no lo enseñan en las escuelas ¿de donde vienes?", al final parece que hablas como en una película de vaqueros y la gente te mira raro, así que nada, seguiré con el "¿de donde eres?" de toda la vida cuando vuelva a España.

Al final de mi jorada en el mall, Roonie ha sido puntual y me ha recogido en el mismo punto en el que me había dejado cinco horas antes.

Ya en el hotel, me he probado otra vez todo lo que me había comprado, he currado un poco y después he llamado a un telechino para que me trajeran la cena a la habitación, que yo de aquí no me muevo en cuanto anochece. Pero resulta que me he equivocado con el teléfono y he llamado al de la policía/bomberos/urgencias (tenía que marcar 9 + 1 + el número del chino, y se me ha repetido el uno sin querer, así que he llamado al 911, urgencias aquí). Como me cuesta mucho entender a la gente de primeras por teléfono cuando no dicen "hello?", me he tirado un rato preguntándole a la de urgencias que si eso era el "China One", que quería hacer un pedido, hasta que ya me he enterado y ya la he pedido perdón superagobiado y he colgado. Como no sabía qué había hecho mal, me he quedado en la cama quieto y mirando a la nada sin atreverme a llamar más porque no queria equivocarme otra vez y que pensaran que les estaba vacilando, y en esto que me han llamado de la recepción del hotel para saber si me encontraba bien, porque habían visto que había llamado a urgencias. Como a la recepcionista ya la conozco de hablar con ella de vez en cuando, y ella a mi, la he contado lo que me ha pasado y se ha muerto de risa, y su compañera también, que la oía de fondo y decía "pobre". Al final se ha enrollado y me ha pedido ella la comida al chino para que no me quedara sin cenar. Creo que la doy un poco de pena, porque antes de subir a la habitación le he contado lo de la propina de ayer, para informarme bien de como va el tema, y lo de lo solitaria que es la ciudad y el miedo que me daba, que eso se lo cuento a todo el mundo. Así que debe pensar que estoy aquí metido en la habitación todo el dia sin poder comer, ni salir, ni nada.

Pero no, me lo estoy pasando bien, en serio.

13 comentarios:

ex-fumadora dijo...

te lo estás pasando bien gracias a la ensalada de col que lo sabemos...venga vale, ya lo dejo

mogkumo dijo...

qué dolor de ojos, dwalks
"y ella a mi, la he contado lo que me ha pasado y se ha muerto de risa, y su compañera también"
yo se que no es culpa tuya, que es culpa de la invasión laísta de la televisión...
me encantan tus historias desde los países extranjeros, que pareces el tío viajero de los fragel.

JOTA dijo...

hasta a mí me estás dando pena ya...no me extraña que digan poor boy y esas cosas, es la imagen que das majo.

Anónimo dijo...

Matt, el tio viajero ese era el tio Matt. que recuerdos de mi (tierna) infancia...

a mi tb me han chirriado los oidos cuando he leido "la he contado"... aunque a lo mejor dwalks queria decir que no estaba seguro de cuantas recepcionistas habia y por eso las iba a contar...

_R_ dijo...

Venga, bah, tio, tu te quieres hacer a la recepcionista y estas usando la clásica 'dar penita'. Buhhhhh.

Ayer en el telediario dijeron que en el museo de arte de Cleveland hay ahora mismo una estupenda exposición de arte catalán de final del s. XIX y XX. Por si te aburres, vaya.

Gremlin dijo...

Esto de leer tus posts es como estar de viaje contigo, mola, aunque seguro que sería mejor estar de viaje de verdad... Cuidadito por la calle Dwalks!
Besos

al-moon dijo...

Molan tus postales, Dwalks. Y sí, pobriño... el mismo joven forastero que se enfrentó a un "sra. con pinganillo" (qué valor) y pasó 6 horas en un museo chulísimo.

Allí los mendigos no te hablan? Lo paso fatal cuando no entiendo lo que dicen porque no sé si responder con una sonrisa / cigarro/ calderilla o si salir corriendo.

allende dijo...

marca de café 100% colombiana. Te ofrezco café de Juan Valdez, nada de maquinitas de café.
El cambio sigue en pie pero casi mejor lo estudiamos para el próximo viaje que lo de tener una ciudad vacia para mi sola.....no se, no se

dwalks dijo...

sois unos cabrones. en madrid hay laísmo y, aunque lo identifico igual de bien que vosotros, cuando voy de corrido se me cuela alguno.

la verdad es que tengo que darle la razón a _r_, todo es una estrategia para ver si cae algo. como mi inglés no es suficientemente bueno para ligar con morro, intento hacerme la víctima y el desamparado, que aquí no están acostumbrados y les hace mucha gracia. pero vamos, el esultado está siendo nefasto.

lo del arte catalán me toca un pie, la verdad.

sí que me hablan los mendigos, pero pao de ellos y sigo andando. y además no les entiendo.

allende, lo de estar solo a hacer puñetas en un sitio en el que no se ha perdido nada, con todos sus peros, a mi me mola. deberías probarlo.

Anónimo dijo...

¿Por ser catalán o por ser arte?

dwalks dijo...

obviamente, por ser arte. por supuesto, agradezco la recomendación y si he contestado eso es porque era lo suyo llegar a yankilandia y emburrecerse, y sólo ir a malls y esas cosas, pero lo he estado mirando ahora en internet y qué pena que ya no me da tiempo, hubiera sido un buen plan para matar unas horas. ¿cómo se me ha pasado? no lo entiendo, investigué algo antes de venir y no lo vi...

would dijo...

Dwalks, enfrente de la oficina han abierto una cafetería de Juan Valdez, no cambies de trabajo. Además ya te han puesto el ordenador nuevo.

¿Te quedan más días de mall, verdad? Es que no he leído qu eme hayas comprado nada.

(¿Te llegan los SMS?)

dwalks dijo...

would, entenderás que estoy en el número de empresa, así que haz el favor de enviarme mensajes a donde me llegan. por cierto, lo he visto y cojo un vuelo para mañana para partirte las piernas. venme a buscar al aeropuerto, amigo.

¿cómo que me han cambiado el ordenador? p-p-p-pero si no saben los archivos que quiero guardar! en serio? ayayay que me estoy poniendo malo...