domingo, octubre 15, 2006

Los Estates 2006: Cleveland, día dos.

Hoy me he levantado pronto para llegar al desayuno, que lo dejaban de servir a las diez. Me ha parecido un poco cutre porque todos los platos y vasos eran de pvc y los cubiertos de plástico, aunque la comida no estaba mal, así que me he forrado convenientemente porque los donuts eran un no parar.

He decidido ir a un mall que hay aquí cerca del hotel a ver si veía chollos de ropa y música fundamentalmente, y dejar para otro día el paseo por el centro de la ciudad, que yo pensaba que aquí hacía todavía medio buen tiempo y lo primero que he visto por la ventana esta mañana es que estaba nevando. Bueno, eso, y a un señor que estaba arreglando la fachada de la iglesia que hay delante del hotel, pegándose un hostión desde la escalera en la que estaba subido, qué pena que no me haya dado tiempo a pillar la cámara un poco antes. Se ha caído como en los videos de primera y creo que me he reído yo solo en voz alta en la habitación, aunque no sé si solamente lo he pensado.


La nevada según he abierto la ventana


La caída del operario, quince segundos después (me ha dado un poco de pena porque se ha hecho daño y se ha metido a la iglesia cojeando a ver si alguien le hacía caso)




El paseo que he dado hasta el mall era de unos diez minutos y probablemente haya sido la cosa más deprimente que he hecho en mi vida, aunque ya había salido el sol, estaba descansado del viaje y eran las diez y media de la mañana. Avenidas interminables completamente vacías, plazas enormes rodeadas por rascacielos y edificios federales preciosos sin un alma, parquecitos con monumentos y fuentes sin nadie ahí para , mendigos cada veinte metros en paradas autobús, bancos, parques... Aquí hay muchos mendigos y todos son negros, jóvenes o viejos, y a veces te vienen a pedir dinero pero no se ponen pesados ni son agresivos, aunque a mi me da miedo ir por la calle y verlos por ahí mientras camino, porque no estoy acostumbrado y pienso que todos van armados. La verdad es que me daban bastantes ganas de darme la vuelta otra vez al hotel, pero como sabía que el mall estaba cerca he apretado el paso (y el culo) y he llegado más o menos rápido. Era como esas escenas de "Doce monos" o "28 días" en las que la población humana se ha extinguido y el protagonista va por ahí andando con esa sensación de desasosiego por tener una ciudad entera a su disposición sin saber por qué. Al final he llegado a la supuesta puerta del mall y, como no lo tenía muy claro porque no había carteles, le he preguntado a un tipo que me ha parecido un guardia si eso era el mall, pero resulta que era un mendigo que se había puesto ahí porque le había dado la gana y, aparte de informarme muy amablemente (me he dado cuenta de que algo fallaba cuando he notado que sólo tres dientes) me ha pedido un dólar y un cigarro. Le he dado el cigarro nada más que no quería que me viese sacando panoja de ningún sitio, no fuera que se corriera la voz.

La foto no tiene mendigos porque no me atrevía a sacarlas cuando estaban ellos, pero da una idea de lo que es aquello. Nadie.



El mall ha resultado ser una mierda porque como el edificio, un rascacielos de oficinas con cuatro plantas destinadas a centro comercial, tenía estación de metro subterranea y había mucha gente de paso y muchos mendigos y sospechosos, porque hay que ver los looks de delincuente que gastan los negros por aquí, que yo no los distingo. Los mendigos estaban por allí deambualando para no pasar frío y los más jóvenes estaban en grupos y se te quedaban mirando aunque no hacían nada. Me he dicho con un hilo de voz que por mis muertos que yo ahí no compraba nada y que ni loco salía con bolsas de ninguna tienda, con toda esa gente ahí fichando, así que me he pirado a la media hora y casi con alivio, de verdad que daba un poco de mal rollo aquello. Además, las tiendas eran algo cutres y no eran de cadenas conocidas, no sé, debía ser un mall un poco de segunda porque ni siquiera estaba bien iluminado, tenía un aire un poco decadente que no invitaba a pasar allí mucho tiempo. He llegado a la conclusión de que aquí en el centro no hay nada, todo lo bueno está en recintos montados a las afueras y el concepto de ocio urbano con tiendas, centro histórico animado, bares, GENTE paseando... no existe apenas, al menos en Cleveland, creo que es algo más europeo.

Me he vuelto al hotel andando por la calle otra vez y, cuando he llegado al hotel con un patente micropene, le he preguntado a los de la recepción que donde había malls interesantes, mirándoles con cara de "y no me toquéis los cojones que ya sabéis a que me refiero". Me han dicho dos sitios a los que tendré que ir en taxi mañana, pero me da igual, tampoco es mucho. Como eran majetes, les he contado mis impresiones sobre la seguridad en la ciudad y lo del mall al que había ido y me han dado la razón, y me han dicho que los dos malls que me han dado son otra historia, que tienen de todo y no dan mal rollo (en uno ya estuve hace tres años y estaba muy bien para echar una mañana o una tarde, aunque conceptualmente los odio). Menos mal.

Como eran las once y media, me he ido al museo del rock, que lo tenía a quince minutos y he ido andando porque los de la recepción me han dicho expresamente que tranquilo, que no pasaba nada, tras esta conversación:

Dwalks: ¿Pero es seguro ir andando?
Recepcionista: Sí, ¿por?
D: Es que no me siento muy seguro paseando por el centro
R: Ya, casi nadie lo hace, pero al museo del rock no hay problema, el camino está más concurrido
D: Ya, ¿pero cuanto cuesta un taxi al museo?
R: Sólo son quince minutos andando, o menos...
D: ¿Pero cuanto costaría un taxi?
R: Tres dólares o así, pero ¿seguro que quieres llamar a un taxi para ir ahí al lado?
D: No sé, ¿es muy ridículo hacer algo así?
R: Un poco, pero como quieras, te lo pido.
D: No deja, iré andando. Eh... ¿esas cookies del bol que tenéis ahí son gratis?

Al final era verdad y he llegado vivo y con todas mis pertenencias, y es verdad que había más gente por ese camino y no había casi mendigos, aunque tampoco había nada más aparte de la calle que llevaba al museo, que se erige al borde del lago Erie (de los Grandes Lagos de toda la vida), junto al Museo de la Ciencia Marítima y el estadio de beísbol de los Clevelands Bears, un complejo muy moderno y bien puesto. Al final me he tirado seis horas en el museo del rock porque sencillamente me ha encantado, merece mucho la pena, es impresionante lo bien que se lo pasa uno y lo entretenido que se hace, y eso que yo pensaba que en dos horas iba que chutaba. Lo más destacado:

- Exposición permanente y creciente de indumentarias originales que habían llevado artistas de todos los tiempos en concierto. Si os digo que había más de mil piezas, con cosas desde de Nat King Cole hasta Bono, pasando por Sex Pistols, Bowie, Prince, Busta Rithms, Lou Reed o Britney Spears, creedme.

- Millones de máquinas para escuchar música, con todos los temas de casi todos los artistas más conocidos que han sido iconos de la música en alguna época, todo con pantallas táctiles y un sonido buenísimo, con versiones originales, de conciertos, acústicas...

- Colección de objetos para fetichistas, tipo manuscritos de Lennon, cartas entre músicos, borradores de letras de canciones míticas, ediciones limitadas de discos, fotografías. También interminable.

- Teatros y cines con pantallas gigantes y sonido surraun con conciertos (qué pasada ver el que hicieron por Bangladesh George Harrison, Bob Dylan, Eric Clapton y compañía en 1971, y mira que yo no soy muy fan de los clásicos, pero es que era como estar allí en zona vip) y documentales de la historia del rock, con mogollón de entrevistas, declaraciones y extractos de conciertos míticos que me han dejado embobado. He llegado a la conclusión de que todos estos músicos que veo ahora como dinosaurios eran muy el plan, son buenísimos y además viéndoles tan jóvenes te das cuenta de que eran todos tíos muy atractivos y no te extraña que tuvieran tanto carisma y tantas fans. Influye mucho el hecho de haberlos conocido algo tarde para no valorarlos como debería, por mucho que su obra esté ahí.

- Una tienda de música bastante completa, aunque muy comercial.

El museo, con el Erie detrás

Dwalks en autofoto junto al museo y pelado de frío

Los coches del Zoo TV Tour de U2 en el museo (a estos sí se le podía hacer fotos)



Ah, esto es un gordo cabrón señor obeso de los miles que hay por aquí, qué vergüenza, y eso que éste no es de los peores. A ver si saco uno todos los días a modo de voz de alarma, porque habrá excepciones, pero en general luego los ves en los restauranes poniéndose ciegos de mierdas, no tienen disculpa.



Me he ido más que satisfecho, aunque me han quitado la cámara por hacerle fotos a los muñecos de Pink Floyd de la gira The Wall. Ha venido una señora con un pinganillo y me ha dicho muy bordemente que me tenía que confiscar la cámara hasta que me fuera, yo le he intentado poner una disculpa porque sinceramente pensaba que en ese área sí se podía (como en la entrada con los coches de U2), pero la señora se ha puesto a repetir como un loro la frasecita cada vez que yo abría la boca, como cuatro veces que no me ha dejado hablar la muy golfa, hasta que me ha hartado y le he dicho que era extranjero pero no sordo ni tonto, aunque con los nervios lo de sordo me ha salido mal en inglés y he dicho 'muerto' (death) en vez de 'sordo' (deaf), pero me da igual porque la señora ha puesto una cara de amargada que se ha notado que lo ha pillado. La señora ha llamado a seguridad y un chico jóven me ha acompañado hasta una salita donde he dejado la cámara. Éste era muy majo, hemos ido hablando por el camino y me ha dicho que no me iba a borrar las fotos porque se las he enseñado y sólo había hecho ilegalmente las de los muñecos de Pink Floyd. También le he preguntado si era seguro caminar por el centro de Cleveland y me ha dicho que no, que había muchos mendigos y que se había un aumento de delitos desde el huracán Katrina porque mucha gente había emigrado desde Nueva Orleans cuando aqullo y ahora no tenían nada y por eso estaban en la calle.

Una de las fotos que hice del show de Pink FLoyd. Unos cables le movían los brazos al malvado profesor hinchable y se oía la canción de "The Wall" al fondo.





Ahora estoy en el hotel. He pedido comida por teléfono a un sitio de aquí cerca, que ya no quiero salir a ningún sitio por aquí a deshora, y me he quedado de piedra. Ha llegado el repartidor a la habitación, le he dado dos dólares de propina y me ha puesto cara de asco y se ha ido meneando la cabeza y sin decir adiós, y yo sin entender nada. Luego he visto en internet que tenía que haber dejado un 15% de propina y no el 10% que le he dado yo, o sea, hubiera tenido que darle tres dólares en mi caso, pero me ha parecido muy fuerte su actitud. Es que aqui lo de las propinas es como sagrado, ya me ha pasado más veces y nunca me aclaro, porque no es lo mismo para unas cosas que para otras. Tomo nota, pero me parece una burrada.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

bueno, parece que vuelvo yo a inaugurar los comments, y es que me he acordado de ti porque me das un poco de pena estar en un sitio tan poco acogedor para los extranjeros y con frio (que guay que nieve! ibas preparado?) y lleno de inseguridad ciudadana.

eso si, casi me da un pasmo cuando he leido que Busta estaba en el Museo de Rock. al ver el Rhymes a continuacion, y no el mante me he aliviado bastante.

pobre operario el que se ha caido. una pena lo de la foto.

JOTA dijo...

Joder, con el comentario de nanyu he tenido q releer el post porq lo de busta no lo había visto y en seguida me he tranquilizado aunque también me han sorprendido algunos que aparecen en ese museo del ¿rock?(Britney no me pega vaya).
Siento mi comment de ayer, creo que te voy dando la razón sobre el "mal rollo", tiene pinta esa ciudad de revivir en lunes y es un problema bien gordo lo de los americanos y andar por las calles, no te sientes observado? NADIE ANDA EN ESE PAÍS.
Hoy he descubierto que mola mucho sentarse a leerte con el café con leche de desayuno, jeje.
Porfa porfa tráele algo a Kurt!!(qué bueno su comment de ayer)
Ale, siga ud contándonos de los guiris.

ex-fumadora dijo...

los americanos se ponen así de gordos por la ensalada de col en cantidades industriales fijo

dwalks dijo...

la nieve no mola nada cuando el abrigo que has traido es una chupilla de mentira. menos mal que fue sólo un arreón por la mañana y luego salió el sol, aunque hace frío porque el viento sopla desde el lago. busta (mante) todavá no tiene prendas aquí, pero creo que en el berjka tienen una exposición permanente.

supongo que mañana esto estará a tope, que hay muchísimos bloques de oficinas, pero mi sensación ahora mismo es que hay un virus contagioso en esta ciudad y yo no me he enterado.

ex, no me extrañaría, aunque yo creo que es más por los donuts de doce en doce, antes de merendar.

Dra.B dijo...

Mmm, me lo estaba creyendo todo hasta que he leido la conversación con el recepcionista. En EEUU alguien escandalizado porque pidas un taxi para ir a un sitio qu esta a 15 minutos? Vamos, o al recepcionista le acaba de tocar la green card en un sorteo o tú estás en tu casa, inventándote historias y poniéndonos fotos bajadas del Flickr...
(No te lo tomes a mal. No es personal)

dwalks dijo...

muy graciosa doctora. es que al final los 15 minutos fueron diez escasos, y viendo todo el rato al fondo el museo, era un poco patético incluso aquí, te lo aseguro.

Hans dijo...

A mí lo que me está gustando bastante es leer a Digüox loar a los clásicos del rock'n roll y tal, con grandes alharacas. No recuerdo yo bien a quién llamó recientemente 'puto reviejo del blús'... ¿No resulta como muy 'puto reviejo del blús' lo del Rock Museum? XDDDDDDDD
BTW, los coches son trabbys

dwalks dijo...

hans, no sé lo que es una alharaca, pero el hecho de que me haya sumergido con gusto en la prehistoia del rock, no te hace menos reviejo. de todos modos, ya que te pones, acepto sugerencias de música de gramola ¿tú que meterías en un recopilatorio de, digamos, veinte canciones? a cambio, te ofrezco equivalente en música de la que yo escucho.

Hans dijo...

Ok. Muy bueno lo de 'música de gramola', btw.
Dicho esto, me parece un excelente intercambio. ¿Quieres DE TODO, digamos, a partir de 1953 y hasta, digamos, 1978? ¿Los primeros discos de Police, Dire Straits, The Jam, los Pistols, Los Ramones, los Clash son incluíbles o no? Matiz importante: odio el sinfónico: te daré pistas pero de puro cultureta: serían temas posibles en una recopilación como esa, porque deben estar pero no me vuelven loco. Pasa también con Pink Floyd, por ejemplo...
Joder, mándame un mail con tu móvil, te llamo y lo hablamos (de esto y otra cosa), que esto se hace largo.