martes, junio 20, 2006

El día del perno

En general, conservo todas mis piezas bucales completamente sanas excepto cuatro muelas que se me picaron cuando tenía ocho o nueve años y que me han ido dando bastante lata desde entonces, aunque ya están controladas. De las cuatro, tres de ellas las he conseguido mantener gracias a empastes, después alguna endodoncia y más tarde, fundas que cuido como si fueran mis propias hijas, podéis creerlo. Me he dejado mi buena panoja en mi boca y bueno, son tres muelas que con el cariño adecuado, tendrán larga vida y un aspecto, hoy en día, estupendo, aunque haya sido gracias a la ayuda de los efectos especiales. Tan sólo tengo que tener cuidado con no pasarme con el turrón duro o al cascar las patas de los centollos a lo bestia, pero puedo decir que gozo de una dentadura bastante bien conservada a fecha actual.

Pero como hasta en las mejores familias hay algún hijo tonto, la de mis dientes no lo iba a ser menos. Hace cinco años me tuvieron que sacar una de esas cuatro muelas porque pese a las técnicas de reanimación disponibles que me aplicaban una y otra vez, ella no mejoraba y me provocaba flemones, dolores y mala hostia de forma frecuente. Así que un buen día el dentista me dijo que me la sacaba. Yo le dije que de qué iba, que a mi no me sacaba la muela, pero al final me convenció y, tras tres tirones que casi me rompieron el cuello, perdí la muela y gané un hueco en mi boca. Al principio no me hizo mucha gracia el tener la capacidad de poder fumar en pipa sin separar las mandíbulas, pero al final me acostumbré a tener el hueco e, incluso, llegué a olvidarme de él. Ni siquiera lo notaba al masticar. Y sí, ya lo probé y no: por más que fozara mi sonrisa ante el espejo, no se veía el hueco, de modo que nunca ha sido un condicionante estético del que haya podido avegonzarme cada día. Es una muela que está bastante para dentro.

Pero como las prioridades son las prioridades y estar entero, en mi opinión, es una de ellas, hace poco me dije que hasta aquí habíamos llegado, que yo para mi boca soy muy mío. Conté mis pelas y decidí que había llegado el momento de ponerme un implante en ese hueco. Me fui al dentista y le dije "ponme la muela ahora". El me contestó "Ok, novecientos euros". Cuando me repuse del infarto, dije "de acuerdo, pero ya puede quedar bien".

No ha sido tan fácil, me he tenido que hacer un escáner, me han tomado medidas y hoy era el día del perno. El perno es que te ponen un tornillo en el hueso y te lo dejan ahí cuatro meses hasta que el hueso agarra y lo hace casi suyo, si es que no lo rechaza. Una vez pasa este tiempo, entonces ya te hacen un tunning de la muela, te la customizan y te la ponen, quedando estupendamente. Más les vale.

Esta tarde he llegado a la consulta del dentista, me he sentado y me ha anestesiado, ha cogido una blackandeker tipo torno y me ha empezado a hacer agujeros por la boca. Bueno, era el mismo agujero todo el rato pero lo iba ensanchando con brocas cada vez más gordas. A mi no me dolía, pero notaba como me metía la broca hasta el mismísimo corazón y me entraba un poco de angustia, me temblaba toda la boca y yo miraba al dentista todo el rato para ver qué cara ponía, porque parecía que me iba a descoyuntar. Yo pensaba "como se le vaya ahora el torno verás la risa que nos pasamos éste y yo", pero no se le ha ido y ha atinado muy bien con el agujero, por lo visto. Me ha sacado una foto y todo porque decía que le había quedado chulo. En un momento dado me ha enseñado una cosa que ha sacado de por ahí y me ha dicho "este es tu perno de titanio". Yo lo he mirado y he pensado que eso era una salvajada, medía como tres centímetros de largo y no era nada fino. "¿No es un poco grande?". Él me ha dicho que no, que yo tenía un hueso muy bueno y que íbamos con todo para dentro, que había seleccionado el más gordo que tenía. Me lo ha atornillado con un atornillador de carraca, pura carpintería, lo ha apretado bien y ha dicho "ya está, enjuágate. tómate nolotil y este antibiótico que te he apuntado".

Me he ido a casa previo pago de la mitad de mi muela y cuando estaba en la farmacia de casa, me ha empezado a doler. Se me estaba pasando la anestesia. Cuando he llegado a casa, aquello era insoportable, me he tomado el nolotil, me he echado un poco y se me ha pasado. Me he mirado el hueco en el espejo y tengo a ras de encía una cabeza metálica plana que casi no me noto cuando me paso la lengua, pero pienso que tengo ese perno ahí metido y me da algo de cosa. Ahora a esperar los cuatro meses, con alguna revisión entre medias, y si mi cuerpo no rechaza los metales nobles, después del verano luciré mi tan deseada dentadura full equip. De momento no me está volviendo a doler, ni se me ha hinchado, y se supone que ya se me ha pasado el nolotil de las seis. Me voy a tomar otro por si acaso, no sea que esta noche me la pase rabiando por chulito.

Soy el hombre biónico.

Superfan del nolotil.

15 comentarios:

would dijo...

Por nuevecientos leuros se me ocurren un montón de cosas mejores que hacerme agujeros en el cuerpo.

Pagar por eso me ha recordado cierto episodio de Harry el Sucio, ya sabes cual.

dwalks dijo...

la verdad es que sí. por novecientos euros puedes agujerear el cuerpo de muchas famosas de tercera, metafóricamente hablando.

nanyu dijo...

pues yo lo he hecho por mucho menos... aqui la vivienda estara cara, pero el resto no.

mogkumo dijo...

la endodoncia es un sistema que han descubierto los dentistas para sacar dinero. primero te la desvitalizan, luego te la vuelven a desvitalizar una serie de veces "n" porque te salen flemones y puses y todo... y al final te la tienen que sacar porque te quedas sin encía.
y me pregunto yo, para qué estudiarían medicina si lo que hacen con sus tornos y sus tenazas y sus taladros lo puede hacer un carpintero?

La vida de Duncan dijo...

Ma dao mucha cosa el pos este...

No te enganches al nolotil. A ver si te vas a hacer yonqui del dentista.

ex-fumadora dijo...

me he leído todo tu post pensando que su título decía el día del porno y no entendía nada, me imaginaba algo con el torno pero nada más, he vuelto a mirar el título y ya he caído
cuídate mucho eh?

Eride dijo...

Aficionados...

Mi dentista tiene una piscina olímpica en su chalet a la que por lo menos tuvo el detalle de ponerle mi nombre.

Hans dijo...

Una vez una amiga dijo que se hiba a hacer una intervención de cirujía estética y le grité bastante. No comprendo que alguien se meta a un quirófano tan alegremente. Del mismo modo, querido Dwalks, me parece un poco masoca pasar por el trance en que te has metido para una muela que no se ve. La Historia de mis endodoncias no es tan feliz como la de las tuyas y te aseguro que en la medida en que me sea posible no me volveré a sentar en el potro. Perdón, en el sillón del dentista.
P.S.: Yo también había leido "porno"

ortógrafo impertinente dijo...

hiba??????

Dra.B dijo...

Gran invento el nolotil.

Joer, ahora cuando las vas a dejar locas cuando ligues y le enseñes tus piezas metalicas....

alie dijo...

¡¡¿¿Hay que sufrir todo éso??!!

Me quedo con mi agujero tío... Mis ocho inyecciones de anestesia me costó conseguirlo. Me dolían más los pinchazos que el vacío en la encía.

dwalks dijo...

a ver, cuántas cosas:

nanyu, yo voy por una sociedad y es relativamente barato, pese a que es caro. no sé si nos referimos a lo mismo, una corona (un recubrimiento de la muela) sí es más barato, pero esto es un implante total.

mogkumo. hombre, yo tengo alguna endodoncia que me ha ido bien, pero cuando sale rana la muela, sale rana. pero sí, es una panoja muy fácil esto de las endodoncias.

duncan, siento que seas aprensivo, igual que would, pero es que ha sido así. el nolotil es que lo necesito, pero hoy que me duele menos, igual me voy pasando al gelocatil.

ex-fumadora, pues estaba bien clarito... de todos modos, algún día haré un post relacionado con el porno, buena idea.

eride, el mío le da de comer caviar a los komodos que tiene por el jardín.

hombre hans, lo que pasa es que se tiene mucha cultura de ir al dentista sólo cuando duele, y no es así. la muela ésta que me estoy poniendo es importante para la masticación, y estoy cargando demasiado en el otro lado. además, da estructura a esa parte, por lo que conviene ponérsela. ya te he dicho, a mi la boca me gusta cuidármela y, ya que tiende a degenerarse, cuanto más trabajo vayamos adelantando, mejor. y un poco masoca sí ha sido, pero no ha sido capricho del todo.

ortógrafo, sólo decir que está más que claro que la falta de hans ha sido un lapsus, pues es una de las personas que más correctamente escribe por estos lares. de todos modos, hans, para una vez que metes la pata, ya te vale, qué daño hace a la vista, coño.

joder, doctora, que no voy en plan rumano con los dientes de oro. hay que fijarse mucho para verlo, no me desacredites ni me difames. y el nolotil lo inventó dios. y el espidifén también. y el nescafé.

alie, el próximo día ve al dentista en vez de al veterinario, te irá mejor. o abre la boca y tal(¿ocho pinchazos? qué horror)

noe dijo...

joder, se me ha puesto mal cuerpo solo de leer el post!! agghhh!!

axpax dijo...

Yo te felicito por tu decisión. Hay mucha gente que no se cuida la boca y luego se ve cada cosa. Es cierto que son 900 euros, pero qué mejor inversión que en uno mismo. Espero que tu cuerpo no rechace el titanio, ¡suerte!

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! Reverse mortgages can present knight ridder Zithromax pronunciation high school basketball scoring Keywords fax service Gay men nude webcams anal glory