lunes, marzo 27, 2006

L, D, S, V, J

Hoy he cambiado mi hora de la comida por una visita al dentista. El otro día mientras masticaba con ahinco una ternilla de una cacho de bacon que estaba más seco que el ojo de la inés, sonó "clac" y mandé a hacer puñetas un trozo de muela que tenía empastada, o un trozo de empaste, o yo qué sé.  El caso es que llevo unos días con un agujero en una muela que no hago otra cosa que meterme la lengua en plan hobbie y ya la tengo escocida, así que a ver si me lo solucinan ya, que me estoy obsesionando y tengo la punta de la lengua fatal en este mismo instante en el que procedo a sacarla del agujero de la muela, que no me doy ni cuenta. No me apetece nada ir al dentista hoy, aunque por la ayudante que tiene mi dentista me pondría aparato o dientes de oro rumano si me lo pidiera. Está tremenda y me coloca con mucha ternura el extractor de babas, me coge la nuca y me susurra que no lo muerda, y yo soy suyo directamente durante esos momentos. La verdad es que es de no creerse lo buena que está esta chica, he tenido mucha suerte, porque la ayudante del otro médico tiene una pinta de dominatrix chunga que al que le guste bien, pero yo me quedo como estoy.
 
Ayer estuve en La Latina y cada vez me da más pereza este sitio. Demasiado lleno, demasiado guarro todo, demasiada gente y demasiado caro. Lo hablaba con Agr, que apetece hacer otras cosas los domingos, porque al final es como todo lo que haces por rutina, siempre lo mismo. Ayer me agobió mucho la Latina, la verdad. además, estuve toda la tarde con un presentimiento de estos que te dan que estás convencido de que te vas a encontrar con quien no te apetece, así que no estuve nada relajado, aunque mis presentimientos nunca se cumplen, como así fue.
 
El sábado salí con un montón de gente y me lo pasé muy bien. Tapas y copas con amigos, y luego fuimos recolectando gente por diversos sitios hasta que acabamos todos en el último bar bastante animados. Nos echaron del bar a las seis y nos fuimos directos a por un bocata resucitador a la Meca de la Bagette, que al final fue pincho de una tortilla estructuralmente imposible, en mi caso. Después me fui a Majadahonda con Agr a dejar a uno que había venido de fuera, y si no le acompañaba nadie luego se tenía que volver sólo, con lo rollo que es eso, y entre twistles and flutes llegué de día a casa y con los pájaros cantando, que hacía mucho que no me pasaba.
 
El viernes no salí, pese a tener plan. Estaba muerto de la noche del jueves y de los madrugones y kilómetros que había hecho esa semana con lo de Bilbado y Panplona, así que decidí quedarme en casa sin ningún tipo de remordimiento ni comecome, gracias a los sabios consejos de una ex-fumadora (esperemos), que, como habíamos comentado durante la semana, si no apetece salir, pues no se sale. Y es verdad, porque el sábado me levanté nuevo y rendí muy bien luego. Me di un paseo muy grande por la tarde y luego salí como si nada.
 
El jueves, quedé con los de la universidad, que habían montado plan para cañastapas por la noche y me reclamaron vía e-mail. No estaba yo mi vez que mejor, pero mi reputación de soltero crápula no me permitía declinar la oferta, así que me presenté a la hora acordada, junto a CF, al que pasé a recoger por el trabajo. Como la mayoría ya están casados y están procreando, ahora salen menos, así que cuando salen se lían y se vienen arriba que da gusto. Yo quería irme a casa tras las cervezas, pero el fervor general hizo que acabáramos tomando copas en un sitio cercano. Se produjo una situación del todo surrealista cuando, al llegar al bar acordado, empezamos a encontrarnos gente que conocíamos todos por diversos motivos y circustancias, sin ninguna conexión. Yo conocía al dueño del bar y a un amigo suyo que estaba allí, que a su vez conocía a Agr de toda la vida, y yo ni idea, así que Agr y yo mirándonos en plan "sal de mi pasado, intruso". Luego uno que iba de nuestro grupo era íntimo del hermano del dueño del bar y no sabía lo del bar del dueño, y así en muchos países. Era siniestro, todos el mundo conocía a todo el mundo, era un complot. 

9 comentarios:

La vida de Duncan dijo...

latina. Prueba lavapies, léase Argumosa. Sigue estando "algo" menos lleno. Y el efecto es el mismo. :)

Hay noches que dan miedo, verdad?

ex-fumadora dijo...

y por lo pronto sin el esperemos eh? jajajajajaja

would dijo...

Eso de la ayudante del dentista no me lo habías dicho, golfo, y deja de mascar clips que si no le vas a pedir nunca el teléfono al menos los otros pedazos de muelas te durarán más.

The Changing Room dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dra.B dijo...

Vaya, que había comenatdo con otro nombre.

La Latina guarra? Pero, por Cristobendito y sus 12 chulos, si la gente va a tomarse una caña como si fuera a desfilar en la pasarela Fuencarral! Argumosa si es más guarrillo, aunque últimamente se está contagiando.
Me quedo con las cañas en el 2 de mayo,con sus patatas fritas de bolsa y sus yonkies en los columpios.

Shakti dijo...

Y oye, de verdad hay un sitio que se llama "La Meca de la Baguette"?

Así no te vamos a casar nunca, chaval, a ver si aprendes! :-DD

Tony Tornado dijo...

Vaya finde más movidito...

Superafavor de Argumosa, que sigo esperando a que el Rani me lleve...

M. dijo...

La Meca de la Bagette es uno que está por RFV con un mega-letrero de coca cola encima? O la dislexia me está jugando una mala pasada?

Un tipo raro dijo...

Hay que ver... que de sitios raros hay en madrí...