martes, octubre 30, 2007

Dos gadgets

El sábado me compré unos auriculares nuevos para el iPod. Ya comenté hace tiempo que los originales del iPod me parecían lo peor porque te empezaban a sonar a lata en cuanto le dabas un poco de vidilla a los graves, aunque no te pasaras mucho, y a mi los cric cric de las piezas internas de los cascos me ponen muy nervioso, como a todo el mundo. Yo me acuerdo de que cuando tenía mi walkman en BUP iba por la calle que me botaban las pelotas de lo alto que lo llevaba y tan contento, nunca me sonaron a lata. Así que nada, fiándome de mis recuerdos, en enero me pasé por la Fnac y me compré unos cascos Sony, que los de esta marca siempre me habían salido buenos.

La verdad es que no me salieron tan buenos. Vale que no hacían ruiditos raros aunque les metiera tralla, pero el sonido siempre fue algo regular. No sé si porque Sony y los iPod no compatibilizan bien o porque no es que me dejara el sueldo en ellos, pero no compré un buen producto. Además, eran negros y siempre les tuve un poco de manía porque quedaban un poco mal con el blanco radiante de mi IPod.

El caso es que llegué a la Fnac y sin querer me di de bruces con los Sennheiser CX 300 blancos que me había recomendado Farala cuando conté lo de los otros cascos (hay una foto en ese post). No es que llevara permanentemente esto en la cabeza desde hace diez meses, pero sí que los busqué en aquella época y ya me quedé con el nombre, aunque no los encontré hasta el sábado pasado porque siempre estaban agotados, así que me los compré casi instintivamente.

Los cascos suenan de lujo, menuda diferencia, pero algo está fallando y sólo puedo sentir impotencia. Estos cascos tienen un diseño algo peculiar, y es que hay que meterse los pirindolos, que son ergonómicos para el agujero de la oreja, bien para adentro hasta que haga un poco de vacío. Parece muy peligroso pero no lo es tanto, porque lo único que te metes es el plástico que sobresale a modo de tapones para aislar el sonido exterior, mientras que los altavoces se quedan más fuera, como los normales. La verdad es que la sensación es que te estás metiendo por las orejas la bola espía de Desafío Total, en mi opinión la bola más chula de todos los tiempos, pero en el fondo eso está en tu mente y cualquier psicólogo te diría que tienes que superarlo con terapia y cariño, que no pasa nada. De todos modos, a mi esto me genera unos cuantos problemas:

- Yo nunca he soportado dormir con tapones, o simplemente llevarlos. Cuando estudiaba, una vez lo intenté porque mi hermano andaba con tos en su habitación y la tos de mi hermano es muy molesta, sobre todo a partir del cuarto día que le retumba en el pecho y parece que tienes un rebeco en celo encerrado en la habitación de al lado. Así que me bajé a la farmacia y me los compré. Al principio muy bien, pero pasado un cuarto de hora, me empezaba a oír todos los ruidos internos de mi cuerpo, incluyendo los latidos de mi corazón, lo que me generaba mucha angustia y una sensación permanente de que la vida se me iba agotando. Además, si me rascaba la cabeza, por ejemplo, también lo oía por dentro amplificadísimo, como si estuvieran recogiendo el maíz de un silo. Así con todos mis ruidos, incluyendo los de las tripas, que en mi vida me las había oído por circuito interno y no me gustó nada. Lo he intentado más veces pero imposible, así que con estos cascos me pasa un poco parecido, aunque estoy poniendo mucha voluntad para ver si se me pasa. Con la música no me oigo los ruidos internos y los cascos suenan de lujo, pero creo que lo que no me acaba de molar es que me noto como sellado (hacen un poco de vacío) y no creo que sea bueno si estornudo o algo. Igual me estoy rallando, porque no he oído de nadie que haya colapsado de un estornudo por no llevar los cascos adecuados para su iPod, pero se me tiene que pasar o no podré disfrutar del todo.

- Otro problema que tengo es que los accesorios de silicona que te tienes que meter en las orejas vienen en tres tallas. Mi talla es la mediana, porque con los pequeños es lo mismo que si me metiera dos guisantes y los grandes no me entran directamente. Lo malo es que gracias a estos cascos me he dado cuenta de que mis orificios auditivos no son idénticos. No me preocupa demasiado no ser el canon de belleza griego por esta deformidad que padezco, pero me estresa mucho que, mientras el casco derecho me queda fenomenal, el otro me baila y se me acaba saliendo o descolocando cada dos por tres, así que me lo tengo que andar remetiendo con el dedo todo el tiempo para hacerme el vacío de nuevo en el oído. Pierdo presión por una oreja, es un defecto que no me esperaba a estas alturas de la vida y no me mola nada la idea de quedarme obsoleto para los gadgets del futuro.

No sé, no he empezado bien con estos cascos pero les seguiré dando una oportunidad a ver si me acostumbro, porque el sonido merece la pena. Si no tienes problemas con los tapones y tus agujeros de las orejas corresponden a la misma persona (no como en mi caso), los recomiendo mucho para una próxima compra.

Por cierto hablando de gadgets, Kurt ya tiene el iPod Touch ( el vídeo tutorial es algo cutre, pero es un buen ejemplo para verlo todo en un tiempo razonable, si es que no estáis hartos de verlo ya) El domingo se lo trajo al cine (quedamos Agr, CF, Kurt y yo) y se lo anduvimos manoseando entero, antes y después de la película. A mi me gustó mucho, pero no me obsesioné tanto como Agr, que ya se le ha metido el demonio en el cuerpo y sólo puede pensar en tener uno. Yo esperaré a que se estropee mi iPodfante.

Lo que más nos ha gustó fue probar cómo van cogiendo inercia y velocidad las galerías de fotos cuando vas haciendo pasadas con el dedo por la pantalla para pasarlas rápido, muy realista. Además, el efecto rebote contra la pared cuando llegas a la última y ya no hay más está muy conseguido. Me pasé un buen rato dándole sólo para ver cómo rebotaba al final. Kurt estuvo espléndido y no le detectamos ni una sóla mueca de agobio mientras le hacíamos un auténtico gangbang al pobre iTouch.

13 comentarios:

Iván Payá dijo...

Pues con los cascos para pinchar pasa un poco lo mismo. Mis Sony perecieron después de la décima sesión, aprox. Vale que los meto siempre muy a cascoporro en una bolsa un poco plana, pero no era para tanto. Los Sennheisser que uso desde entonces son unos auténticos todoterreno.

Sois unos flipaos con el iPod Touch. ¿No podéis esperar a que salga el iPhone? Mira que os gusta tirar el dinero cada seis meses...

Tony Tornado dijo...

A mí el único problema que me dan los Seisejanenaguer es que se me salen en el gym cuando voy corriendo en la cinta. ¿Será que mis oídos no son ergonómicos, dostó?

Pero el nivel de la calidad no tiene parangón, andevapará...

De allende dijo...

...El domingo se lo trajo al cine (quedamos Agr, CF, Kurt y yo) y se lo anduvimos manoseando entero, antes y después de la película... mmmmmh, esto me dió mucho morbo, será que los tríos me ponen.

Mj dijo...

Entre matar gente por no dejarme dormir y escucharme a mí misma por mis adentros...5 años ya durmiendo con tapones.
Al principio, una angustia...ahora mismo, imprescindible.

No quiero pasar la oportunidad de decirte que deberías hacer un ranking con las metáforas que pones últimamente. Genial el rebeco y todavía me estoy riendo del cochinillo relleno de risketos.

Hans dijo...

Ufs, qué poco me gustan esos tapones que han de insertarse hasta el cerebro. A mí también me dan el mismo mal rollito que a tí. Prefiero mil veces los grandes inmensos de antes, pero comprendo que a efectos de iPod, como muy mal.

Anónimo dijo...

Estoy con Mj. Totalmente a favor de los tapones para dormir. Mejor escuchar tus sonidos internos que las conversaciones del vecino... El único inconveniente es que, no sé exactamente por qué exactamente -pero desde luego relacionado con tener los oídos tapados- si alguien se acerca a ti mientras duermes y te toca de repente, te pegas un susto de muerte! Debe ser como cuando un sordo no nota que tiene a alguien detrás...

Anónimo dijo...

EXACTAMENTE

Anónimo dijo...

Hola guapísimo, soy FARALA y t mando un preciosísimo vídeo q he encontrau en la web pa q lo disfrutes tal como yo lo he hecho.
http://www.gaypeace.com/videos/hdgs-videos3/14-05S/tn03.jpg
Besos a miles, hala

La vane dijo...

Andaaaaa tio que fuerte si os conoceis entre todos si del blog de uno llego al del otro, que fuerte , esto se lo digo yo a la noe porque mola mazo . ¿cada amigo teneis un sitio de estos?.

Anónimo dijo...

Viva la vane!! Tenéis que leer su blog... llebava tiempo sin reirme tanto. En serio, de lo mejorcito que ha pasado por aquí...

telecine dijo...

Yo también tengo de esos intrauterinos, pero de Sony. Son fenomenales. Al principio me daba un poco de tal, y me oía masticar, pero después te acostumbras y ninguno te suena mejor...

¿A La Casa Azul vas el viernes o el sábado?

La vane dijo...

EHHHHHHHH TRONCOS SI ME SALUDAIS AKI COMO MOLA ESTOOOOOOOO, ESA GENTE ESA GENTE EH EH, HASTA ME HE LEIDO TODO LO QUE PONEIS AKI AUNKE NO ENTIENDO MUCHO YO TENGO UN MP3 KE MI VIEJO ME PILLO CON LOS KUPONES DE UN PERIODICO KE DABAN, VA DE PUTA MADRE Y EL REGETON SUENA TOTAL ASIN NO ESCUCHO A MIS VIEJOS DANDOME LA VARA EN KASA, UN SALUDO DE UNA LOKAAAAAAAA

Farala dijo...

Es cuestión de que te acostumbres, en serio. Yo al principio también pensé que ni de broma iba a aguantar, ahora mismo no puedo usar otros. Una cosa sí te voy a decir: es muy importante que el cable te lo metas por dentro del jersey o algo, porque lo que sí molesta un poco son los roces, que se oyen en estereo surround.

Sobre el tamaño (tamaño, tamaño) de tus orejas, te recomiendo que pongas uno de un tamaño y otro de otro y andando, no? Yo, por ejemplo, llevo los dos más pequeños porque mis orificios orejiles son enanos.

Lo último: Tornado, a ti lo que pasa es que esos auriculares no son para hacer deporte: el sudor hace que la silicona vaya escurriéndose y ¡pop! se salen.

Me alegro de que te guste mi recomendación, son una pasada, sobre todo a un precio tan bajo :)