martes, marzo 27, 2007

Viaje a Mallorca (I). Viernes.

Como esto es un poco largo, haré cada día en un post y (si no me vengo abajo o me aburro) otro con unas fotos.

Viernes

El viernes quedé temprano con Elza en la T2 de Barajas, y los dos llegamos con nuestras ojeras y nuestros trolleys, siendo el mío un trolley-mochila que estrenaba y que resulta que se me tuerce cuando rueda, un fiasco, con lo contento que yo estaba. Hicimos un poco de tiempo, nos tomamos el peor café de máquina de nuestras vidas y no nos compramos ninguna revista porque nos enredamos a hablar y al final casi se nos echa el tiempo encima. Justo en la cola del avión nos encontramos con Juan, que también se dirigía a Palma, pero a cerrar una etapa profesional más que importante para él. De eso me enteré ayer por su blog, pero cuando le saludé en el avión sólo me pareció que iba algo serio. Lo único que pensé es que estaría tan dormido como nosotros. En cualquier caso, enhorabuena.

Llegamos a Palma y nos recogió en el aeropuerto nuestro amigo y anfitrión Over, que iba con traje porque era viernes y trabajaba (¿por qué cuando uno se coge vacaciones y sale de su ciudad tiene la sensación de que todo el mundo está de vacaciones?). Nada mas llegar al centro hicimos las cosas más prioritarias según Over, que era comprar unas botellas de Xoriguer para hacer gintonics y unos gemelos para él (esto es opinable). Después, dimos una vuelta por el centro de Palma, nos tomamos algo y acabamos tomando tapas, cañas y licores con los amigos de Over, que andaban por allí atizándose un poquito. Después de comer nos fuimos a Inca, la ciudad donde están todos los oulets de zapatos mallorquines porque Elza tenía capricho, pero estábamos algo borrachos y no fuimos capaces de concentrarnos adecadamente en comprarnos nada, así que acabamos haciéndonos fotos absurdas que han quedado fenomenal, no me lo explico.

De ahí fuimos a casa de Over, en Valldemossa, el pueblo donde vivió Chopin y, según mucha gente, el más bonito de la isla. Por lo que yo he visto, no me extrañaría, es realmente bonito. Allí nos esperaba Caribe, el compañero de piso y socio de Over, que se había quedado currando en casa (una vez más, recordé que era viernes y que la gente curra). Se podría pensar que la vida en un pueblo podría ser algo aburrida, pero los tres portátiles conectados, la conexión con banda ancha, la Wii y todos los gadgets imaginables del mercado, hacían de la estancia en su casa algo bastante comfortable. Estuvimos tomando gintonics de Xoriguer, escuchando música y jugando a la Wii hasta que se nos hizo la hora de salir. Creo que la Wii es una máquina antidwalks, me la tomo demasiado en serio por pura inercia y acabo como un pollo a los cinco minutos, pero porque tengo estilo. Bueno, eso y que con copas uno suda enseguida. El caso es que me encendí como la toba de un cigarro con cuatro simulaciones de raquetazos que di, y tuve que quedarme en camiseta. La verdad es que me ha faltado tiempo, he acabado jugando más o menos, pero no la he dominado. Volveré.

Cuando se hizo de noche, Over se empeñó en que fuésemos con él y con Caribe a su cena de ingenieros de etiqueta en un hotel de cinco estrellas de Palma, con señores mayores y todo, pero nuestros looks camiseteros-zapatilleros nos hicieron declinar amablemente, pese a que Over nos engañó, nos condujo hasta el hotel, nos metió incluso en el hotel hasta la puerta donde se estaba tomando el cocktail de bienvenida y nos presentó a un par de personas respetables vestidas de traje, con su señoras vestidas de boda. Qué vergüenza, yo ahí con mi sudadera de capucha. Básicamente huímos porque como Over es un sociopata manipula tanto las situaciones que hasta que no te plantas en firme, no te das cuenta de que has cedido más de lo que querías. Lo peor es que te ríes, pero yo no valgo para eso y, además, nos parecía un rollo de cena que habría tenido gracia cinco minutos si hubiéramos entrado, aunque la cena fuese gratis y con turnedó.

Elza y yo acabamos en un pseudojaponés de estos que abundan ahora, bastante chulo que nos recomendaron, modernete en plan chillout y camareros serios, guapos y con camisetas negras (ya está bien no? innovemos un poco) donde, eso sí, cenamos estupendamente. En los postres se nos unieron dos de los amigos de Over con los que habíamos comido, con los que estuvimos tomando un par de copas en la misma mesa. Uno de ellos era un poco pedante y encima era comercial, así que nos empezó a poner la cabeza como un bombo con sus explicaciones en plan de estar de vuelta de todo en esa profesión. Elza se hartó, le metió un par de revolcones, más que nada porque Elza es profesionalmente una experta en esos temas y otros que se le escapaban, el chico se dio cuenta de que por ahí no, y ya se tranquilizó, y todo muy bien. Después nos fuimos por los bares de la ciudad hasta que se nos volvieron a unir Over y Caribe, y otros diez amigos más. No me gustaron nada los bares a los que fuimos menos uno, pero me lo pasé muy bien, y la gente estuvo muy maja con nosotros. Acabamos en casa a las ocho. Over no se supo quitar los gemelos y, al intentar quitarse la camisa no pudo sacar las manos por los puños,así se que quedó esposado por su propia camisa (no sé si lo veis, estaba con toda la camisa quitada y las dos manos metida en los puños, como si fuera a saltar a la comba con ella) pero como iba algo tocado por las copas, se tapó y se durmió así sin decirnos nada. Nos enteramos al día siguiente.

(continuará)

7 comentarios:

casta dijo...

Que suerte... parece que te lo pasaste genial, yo me encontré lo más cerrado de la isla y me costó Dios y ayuda conocer a gente del lugar...

Tony Tornado dijo...

Más, queremos más...

M. dijo...

Entonces, me recomiendas que pegue la gorra en las 2 casas que tengo disponibles en Palma o mejor no?

mgm dijo...

pues no sé..no te ofendas pero sólo veo que os pusisteis ciegos y eso, lo puedes hacer en cualquier sitio, sea Palma o Morata de tajuña; cuenta mas porque yo creo que es que no me he puesto con tu post en situaciön y no veo playa ni mar que es lo que a mi me gusta ;)

Borja dijo...

Más, más, queremos más. A ver si va a resultar que un fin de semana has conocido a más gente que yo en catorce años, qué tío.
¿Cuál fue al bar que te gustó? ¿recuerdas el nombre?
Mgm, de verdad, Valldemossa no es Morata, dicho sea con todo respeto...

Hans dijo...

Qué bien eso de viajar en viernes con dos y pillar a todo Zeus vestido de romano y tal; qué poco hábil Over, va a ser que va poco con gemelos (a diferencia de mí, por ejemplo); qué grande yo que pronostiqué diestramente -a pesar de ser zurdo- lo de la Xoriguer (hará falta que hagas la ficha de cata de satisfacción por el pelotazo xorigueresco); y qué pesaos pueden llegar a ser los comerciales...
Hale, sigue, sigue, no pares, que está muy interesante.

dwalks dijo...

recomiendo mucho ir a mallorca fuera de temporada, de gorra o pagando, me pareció muy bonita la isla y un buen plan. no hemos ido a la playa porque hacía frío, pero hemos visto el mar, que ya le da un estilo peculiar al viaje que hagas, aunque sólo sea por el paisaje. y sí, hemos bebido bastante, así que mgm, prepárate para más copas.


lo cierto es que over tiene allí a sus amigos y no puedo ser objetivo. había oído que los mallorquines eran cerrados, pero teniendo un vínculo, son como en todas partes, hay de todo.

la xoriguer al principio me saturó un poco, demasiado aromatizada para mi gusto, pero conforme iba sumando dosis, acabé siendo muy fan. de todos modos, yo soy muy de la bombay sapphire, vaya por delante. pero gracias, hans, la adquirimos porque llegué a la isla con el píopío y over simplemente cumplió mis deseos

el bar no me acuerdo de cómo se llamaba. estaba por el centro, a ver si lo pregunto