jueves, mayo 18, 2006

Mi infierno en la N-I

Hoy he vuelto de Donosti-Donosti y jamás imaginé que un viaje de cuatro horas y pico, estimadas basádome en la velocidad prudente a la que suelo conducir, se me pudiera hacer tan largo. Vale que estuviera cansado por el viaje a Asturias del finde pasado, del que me chupé yo la ida y la vuelta por decisión propia, vale que ayer madrugara y tuviese que ir hasta San Sebastián, vale que medio saliera con Moz de pinchos y zuritos y vale que hoy haya vuelto a madrugara para currar por la mañana, pero lo interminable que se me ha hecho la vuelta no tiene lógica.

La cosa ya ha empezado mal, he salido de San Sebastian a las dos y, como había desayunado generosamente (buffet vasco, chicos, casi nada) he pensado que podría conducir hasta Vitoria y comer por alguna estación de servicio que quedara a esa altura y, así, ventilarme ciento y pico kilómetros antes de comer. Pues nada, a los treinta kilómetros de mi partida ya estaba con unas lentejas de primero en un restaurante de Tolosa, qué vergüenza, pero es que me ha dado mucha pereza mi primera etapa y he tirado la toalla enseguida.

He comido y he seguido con el viaje y, cuando he pasado cerca de Vitoria, ya estaba hasta el culo, sin paños calientes. No era sueño, simplemente me notaba vago para conducir, falto de paciencia. Ya me había escuchado un disco, así que me he puesto lo que llevaba de La Casa Azul, que lo podía ir cantando y siempre me da muy buenos resultados, me anima porque me meto mogollón en los temas y se me pasa el tiempo volando. Pero nada, me he puesto a pasar las canciones, a cantar sin fé y a no sacarle partido a mi plan. Qué fracaso.

He llegado a Burgos pensando que ya había pasado lo peor, que ya todo sería un trámite hasta Madrid, que yo siempre tengo la sensación de que desde Madrid se llega enseguida a Burgos, pero en cuanto he pasado dos curvas y no he visto Madrid al fondo, ya me he vuelto a desesperar.

Sé que he cometido errores, los típicos de ir fijándome en los kilómetros que iban pasando, que eso es horrible, o pensar continuamente en que me daba pereza el viaje, pero también he sido consciente de ello y he intentado distraerme. Una de las cosas que he hecho ha sido ponerme a pensar en que sí, que vale que he hecho una carrea mas o menos complicada, y que tengo un trabajo que me permite no tener demasiados dolores de cabeza con el futuro que me espera en esta vida, pero que en el fondo no había hecho nada en esta vida por la que destacara especialmente. Así, me ha dado por empezar a pensar en mis records personales a ver si había algo de lo que sentirme realmente orgulloso y poderlo intercambiar por panoja contándolo en algún programa de televisión, pero como siempre, he acabado pensando absurdeces. Estos son algunos de mis records:

  • Mayor número de huevos comidos en un día: Entre buffet, tortillas y tal, unos siete alguna que otra vez.
  • Máxima distancia a la que he estado de mi casa: China
  • Máxima distancia que he recorrido conduciendo en un día: Gerona- Oviedo (unos 1000 km)
  • Mayor número de masturbaciones en un día: Creo que seis, en mi época de BUP. Estaba sólo en casa y tenía un arsenal de revistas guarras recién prestadas. Qué escabechina. Alfonsito, ¡nunca te olvidaremos!
  • Mayor número de horas sin dormir: Una treinta y seis, o sea, día y medio. No es demasiado para ser un record, creo.
  • Mayor caminata que me he pegado: Una por la sierra de Madrid, que entre pitos y flautas fueron unas catorce horas andando.
  • Mayor número de días seguidos saliendo: En agosto de 2004, salí todos los días sin excepción en plan salir con plan. Una pasada, no sé cómo lo hice.
  • Mayor apnea: Una vez que me cronometraron en la piscina de mi casa y aguanté minuto y medio.
  • Mayor fracaso comprando: Unas zapatillas Clarks que me costaron una pasta hace un par de años y me he puesto tres veces
  • Mayor racha de suspensos en la universidad: Mi primer año de carrera tuve nueve suspensos seguidos.
  • Mayor número de horas estudiando: Una vez que me levanté a las seis de la mañana y me acosté a las cuatro de la mañana del día siguiente (descansando y tal, pero lo justo).
  • Mayor número de exámenes en un día: Tres, qué putada de día fue ese.


... y así he estado un montón de tiempo, aunque he acabado desbarrando y lo he dejado, que ya iba por "mayor número de días sin ducharme" y cosas de esas. Creo que me olvido de alguno realmente bueno, pero no me acuerdo. Ya lo pondré en los comments si eso... (ay, ¿cuál era?).

Pero ni así, cuando he llegado a Somosierra me he dicho "buena, por fin ya estoy en casa" y qué va. Cien kilómetros son cien kilómetros y yo no me podía creer cómo a veces me parece que llego allí en nada de tiempo. Encima, lo de siempre, a la altura de San Chinarro, el megaatasco. Veinte minutos parado. Luego el de Plaza de Castilla. Cuando he llegado a casa tenía ganas de pegar a la gente, estaba desquiciado. Menos mal que tengo un caracter super tranquilo al volante y no soy de los que pagan en el coche sus frustraciones, inseguridades y dias malos (e incluso hay casos de hombres con penes curvos que se ponen como fieras al volante), porque si no estaríamos hablando hoy de una auténtica masacre.

Encima, Kurt me ha fallado para el concierto de Hidrogenesse, que era hoy en el Franela, qué perro. Agr y CF estaban hasta arriba de trabajo y tampoco, ni a Elza ni a Would les gustan... así que me ha quedado otra vez sin ver lo que no pude del Plastidepop, cuando me puse malo, qué pena. Podía haber ido solo, que me hubiera encontrado gente conocida seguro, pero ya me ha dado pereza.

Bueno, menudo chorongo que os he dejado, entendedlo, estoy canalizando mi ira contenida de hoy.

Os dejo, una foto nocturna que hice anoche desde la ventana de mi hotel en Donosti-Donosti enfrente de la Concha, con vistas al casco antiguo y al puerto (la he tenido que recortar que se veía mucho el poyete de la ventana y hacía feo, es que la hice medio dormido) , para que os muráis de envidia y entendáis por qué me apetecía tan poco volver hoy. Precioso San Sebastián, me ha encantado, aunque la foto sea una mierda, ahora que me fijo.



14 comentarios:

nanyu dijo...

en Tolosa se comen alubias! no lentejas... preguntale a arguiñano si no.

nanyu dijo...

por cierto, que hotel era, el Niza? porque dijiste que el Londres no... menudas vistas del marco incomparable. eso si, da miedo esa foto.
menudo viaje has tenido. te has sentido un poco Thelma?

Cris dijo...

Lo de las catorce horas andando entre pitos y flautas, ¿Qué fueron, siete entre pitos y siete entre flautas?

Perdon. ;-P

Cris

Anónimo dijo...

San Chinarro?
cuál fue su milagro?

Gremlin dijo...

Es increible la cantidad de cosas que pueden pensarse en un viaje, y más aún si es aburrido, pero me alucina tu imaginación: ¿records personales? Qué vida interior tan desarrollada...

Ona dijo...

Qué bonito Sanse!!! Yo estuve en el puente de mayo y disfruté de la Concha, los pinchos en lo viejo y los atardeceres. Es el pequeño París!

En cuanto a los records personales, cuenta cuenta... que no puedes dejarnos con la intriga!!

Tony Tornado dijo...

El anónimo es buenísimo!!!!!!!!!!

Nunca me había parado a pensarlo...

alie dijo...

¡Qué bonito que es Donosti! que no? Con sus pintxos, sus zuritos, hasta la pasta gansa que te gastas!!

Lo de los récords me ha hecho pensar.. bueno, mejor no pienso. Alguno inconfesable que te gustaría dar a conocer desde este tu confesionario particular? :)

M. dijo...

Lo tuyo es salirse siempre de la norma: el viaje coñazo siempre es el de ida, no el de vuelta.
Y respecto a lo de la mayor apnea... ahora se entienden muchas cosas....


Anonimo, el milagro de San Chinarro es el de la multiplicación de los precios.

Un tipo raro dijo...

Lo de tus seis en BUP, te lo supero con ocho en COU!!!

(eso por lo de los penes curvos, que me ha dañado el orgullo)

Anónimo dijo...

Has contado las veces por minuto en que te consideras el tio mas interesante del planeta?
Deben ser 60

mogkumo dijo...

vaya, otro día que vengas por donostidonosti prometo no haberme ido a Berlín

dwalks dijo...

pues ahora que lo comentas, anónimo, leyéndolo en el sentido equivocado puede parecer eso, sí. es complicado escribir de uno mismo sin caer de vez en cuando en el egocentrismo. depende del día que te pille, a veces sale un post quejica, neutro, o un poco subido de autobombo. ni me doy cuenta, sólo escribo y sale así.

lo tendré en cuenta, que es un defecto muy feo. gracias.

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJJA ¿Equivocado?
Gracias a ti...