jueves, abril 14, 2005

Frankie goes to Dwalks

Se supone que hoy debería hacer un post sobre el concierto al que asistí ayer con Kurt y Agr, el de Chico y Chica + LKan, pero una vez leído lo que ha escrito Kurt y dado que fuimos juntos y prácticamente escribiría lo mismo, pues como que me lo ahorro. Sólo decir que el concierto fue priceless y que fue una pena que me tuviera que ir a la una, porque estaba en su momento álgido y no me apetecía nada, pero la vida del currante agobiado por un duro día siguiente es dura y sé que hice bien. Y más cuando el concierto se supone que había empezado a las nueve y mis riñones habían subido un par de veces a sugerirme que ya estaba bien de estar de pie.

Por otro lado, esta semana está siendo la semana de la franquicia y estoy empezando a asustarme porque si lo llego a planear no me hubiera salido tan adrede. Me explico

Lunes comida

Decidimos dar un paseo a la hora de comer y me como un sandwich pavo-huevo y una empanada no gallega en la máquina del trabajo.

Lunes cena

Clásico con Kurt. Es su cumpleaños y, aprovechando la cercanía de nuestros aniversarios, llevamos varios años celebrándolo en el Friday´s de la esquina del Bernabeu, fundamentalmente porque nos gusta atiborrarnos sin ser juzgados y porque Kurt trabaja por la tarde, sale por la noche, y éste es el sitio más cercano. Nos hacemos los regalos (este año camisetas) y procedemos. Yo, un pollo Friday´s con salsa Jack Daniel´s por el que siento auténtica pasión. Dos pechugas, salsa por todas partes, patata asada con un producto por encima, una rodaja de piña y verduritas multicolor salteadas en el hueco que queda en el plato. Un festival. Por supuesto, el combo de nachos para calentar motores y un extra de ensalada de col, que bajo nuestro punto de vista es un must en estos casos. Pie in the sky de postre con el trozo de tarta frío. Esto la cena del lunes. Ya en la cama, descubrí que el no poder darse la vuelta cuando se está tumbado boca arriba no sólo es un problema del colectivo de las tortugas.

Martes comida

Salgo de una reunión de trabajo bastante intensa celebrada en un edificio de la calle Jorge Juan y me dirijo a otra que será a las 15:30 en Emilio Castelar. Como voy con otro, decidimos comer juntos, porque es lo suyo. Dejo que decida él comentándole que elija el sitio y, sin pestañear, dice VIP´s. Yo digo que vale poco convencido y nos metemos en uno. Nos sentamos al lado del presentador Jordi González y, cuando me toda pedir, en vez de decir "una ensalada por favor", me sale "una Egg Burger Súper por favor". La Egg Burger es una hamburgesa gigante a la que alguien pensó que le sentaría de miedo un huevo frito encima. Yo también lo pienso, pero con mi histórico semanal a cuestas, no lo disfruté, aunque no quedara ni rastro a la media hora. Incluso creo que añadí de todas las salsas disponibles y sumergí un superbarquito de pan en la yema, pero insisto, no lo disfruté. No.


Martes cena

Como la sensación de percibir cómo tu sangre se va espesando no es agradable, mi objetivo para la cena no era otro que hacerme una ensalada ilustrada, pero el destino quiso que PrimoG hubiera llegado de Nueva York con su novia ese mismo día y quisiera aprovechar su paso por Madrid para ver a la familia. PrimoG es un individuo de 24 años bastante peculiar, siempre que se va de viaje trae regalos para todos los Walks (todos significa absolutamente todos), pero gracias a sus obsequios trotamundiles tengo la colección de tazas, gorras y gadgets varios más espantosa del mundo. En esta ocasión trajo 15 camisetas exactamente iguales de I(corazón)NY para que nos las repartiéramos, y aún me pregunto qué mecanismo desencadenó esa idea en su cerebro. Yo ya no sé si es un genio o un psicópata. El caso es que cenamos Telepizza y yo me comí cuatro porciones con un litro de cocacola en un cuarto de hora.

Miércoles comida

Decido ir a la Fnac a comprarme una guía de Buenos Aires para diseñarme las rutas urbanas que pienso recorrer durante mi inminente viaje a la capital argentina. Entre mi oficina y la Fnac hay un Rodilla, en mi bolsillo un billete de 5 euros y, en los carteles publicitarios del establecimiento, un ajustado menú por 4,50 euros dirigido a gente rabiosamente juvenil como yo. Cuatro sandwiches y una bebida para mantener mi dieta mediterranea activa. Ole.

Miércoles cena


Quedo para el concierto con Kurt y antes hay que cenar algo. A Kurt se le antoja Pan´s y pedimos un bocata cada uno, que al final son de lo mismo, y compartimos otro diferente. Mi bocadillo era una nueva propuesta del Pan´s, que tenía un nombre muy elaborado pero que al final es de pollo con pisto. Es un bocata muy mal diseñado porque el pisto reblandece el pan de la parte que te queda por comer y se te abre como la boca de un cocodrilo y pinga. El otro estaba bueno pero me lo comí en dos bocados y medio.

Jueves comida

Más máquina de la oficina. En esta ocasión, sandwich de pan inglés con queso, bacon, lechuga, tomate y huevo. No tenía tiempo y ni lo he pensado. Dos apuntes:

- No estoy de acuerdo con Would en que el huevo duro industrial sea un huevo kilométrico cilíndrico que parten en rodajas.

- El pan inglés es un pan con semillas de amapola (ya) que se te quedan entre los dientes porque hay cientos y son minúsculas. Yo, hoy me las he sacado con la tarjeta de visita con el grosor y la rigidez perfectas, obsequio de un austriaco al que conocí en una reunión hace dos años en Eslovenia.

Current mode

Hoy por fin ya he cenado en condiciones (en casa) y me siento mejor moralmente, pero llega el fin de semana y me temo lo peor. Cumpleaños de PadreWalks con kilos de comida de por medio. El domingo, Kurt celebra oficialmente su cumple y quiere hacer un brunch o una merienda porque él es así. Mejor no pensarlo.

12 comentarios:

Tony Tornado dijo...

Superencontra de las empanadas no gallegas, como buen gallego que soy. Y si quieres atiborrarte pero de comida de la buena, cuando quieras un finde por mi tierra.
Es lo suyo!
Espero que de tanto comer fuera no te vuelvas "superfláccido y supervago"...

(Por favor, que alguien me pare, no puedo dejar de parafrasearlos...)

Bikachus y buen finde!

Troy dijo...

Ahora que empieza a haber confi, ¿Puedo llamarte glotón zampacolesterol?
Nuevas concepciones:
-Priceless: es el momento "superbarquito de pan en la yema"
-Asqueroso: es el momento "me las he sacado con la tarjeta de visita con el grosor y la rigidez perfectas, obsequio de un austriaco al que conocí en una reunión hace DOS AÑOS (!!!) en Eslovenia"

Troy dijo...

Con qué oscuro propósito guardarías aquella tarjeta...

dwalks dijo...

la tarjeta tenía una misión y la cumplió a la perfección

y lejos de ser un momento asqueroso, fue muy discreto y muy mcgiver, por lo práctico. además, la tarjeta fue a la basura directamente...

po dijo...

cuando vaya a Madrid ya sé quién me va a llevar de ruta gastronómica, je.
Y por cierto, estoy con tony tornado: en qué cabeza cabe comer empanada no gallega?? jum

P.D. Te perdono que no hayas escrito desde el lunes, y espero que nos guardes un poco de tarta del cumple de PadreDwalks. :)

vireta dijo...

tus posts son demasiado largos para poderlos leer en el curro... ljooooooo.....luego lo leeré en casa...

vireta dijo...

dioss, lo acabo de leer recien comida, siento un empacho y una grasa resbalando por la frente q no me deja ver el teclado...

Nepomuk dijo...

Yo que todavía no había digerido aún las torrijas caseras con las que te blogconocí...

Ehm...¿unos nachos?

Carlos dijo...

¿y dices que vas a buenos Aires en breve?

Lo de temerse lo peor este finde; es un caramelo frente a tamaña realidad.

Por si acaso; el mate, quita la pesadez. (sólo un poco)

would dijo...

Que esos huevos cilíndricos existen, es tan cierto como que hay cocodrilos en las alcantarillas y que en las discotecas hay mujeres que ligan contigo, te drogan y te roban los riñones.

Erin dijo...

jajaja! muy bueno lo de la tarjeta. Eso me hace pensar en la cantidad de veces que me han dado tarjetas y las he ido acumulando sin nigún propósito....La mayoría de ellas nunca las utilicé.

Abrazo

Fújur Dragón Blanco dijo...

Mira, Mr. Walks Jr.: tu problema sigue siendo exactamente el mismo: No sabes deicr que NO.