lunes, diciembre 17, 2007

Concierto de Róisín Murphy (¿están bien las tildes?)

Supongo que será normal y me tendré que acostumbrar, pero hoy he tenido mi primer bajón en el despacho. Normal, después de tres semanas contando ésta, que mañana me piro a Valencia tres días, no hay quien enganche un poco de rutina y claro, trabajo simultaneamente para cerrar lo que me dejé abierto en el viaje anterior y para preparar lo del siguiente. Es ahí donde se echa de menos a alguien, físicamente hablando, para tomarse un café, para decir una tontería, o para lo que sea que le quite un poco de madera al asunto. Pero no, al final estoy yo sólo dale que te pego y el momento de tensión me lo como con patatas. Bueno, tampoco pasa nada, no es para tanto y al final se pasa, tendré que acostumbrarme, lo que pasa es que llevo mucha inercia de mi anterior trabajo y el cuerpo te pide hablar con alguien que esté ahí, aunque te convenzas de que esto es así ahora y que ya lo sabías. Pero que bien, vamos.

Por lo demás el finde muy bien, sobre todo el sábado. Quería ir al concierto de Róisín Murphy, pero al final no me compré la entrada por que vine malo de Vitoria. El caso es que ya me había hecho a la idea de no ir cuando el sábado me desperté con un mensaje de Mago, uno de mis dos contactos estrella metido en el mundillo éste, diciéndome que me daba las entradas que quisiera para el concierto y para la fiesta de después (con copas). Se me pasó el catarro de repente e hice ronda de llamadas para ver a quién le interesaba, pero con estas fechas, el que no tenía un rollo tenía otro, así que al final sólo pillé para mi y para Elza e Iván, que tuvo una erección telefónica bastante desagradable en cuanto se lo dije. Al final se cayó Elza del plan y nos fuimos Iván y yo, no me podía creer que estuviera convenciendo a la gente para que vinieran gratis a ver a Róisin y a emborracharse por la patilla y no dejaran lo que fuera para venirse. En fin, allá ellos.

El concierto muy bien, clarísimamente uno de los que había que ver en lo que quedaba de año. Sonó fenomenal aunque se dejó algunas de mis canciones favoritas y tocó algunas de las que no me dicen mucho en los discos, teniendo en cuenta que tampoco soy ultrafán y las que menos me molan casi ni las escucho. Róisín muy bien y a la vez muy graciosa y muy payasa bailando, lo dio todo y el grupo sonó excelente, con tirita en la ceja y todo, fruto del cabezazo que se pegó contra la silla de atrezzo en un concierto de Moscú. Con todo el respeto, puestos a elegir iconos femeninos dance (salvando las distancias y metiéndolas en este saco para poder decir lo siguiente) a mi ni Madonna ni Kylie, a mi Róisín, que mola más porque tiene un fondo Irish que me cae mejor por ser más golfa, más macarra y más terrenal, y además, aparte de gustarme su estilo, me pone de verdad aunque sea poquita cosa. A mi ni Madonna ni Kylie me ponen, ni me gusta su música realmente, ni me caen bien, salvo cosas sueltas de Madonna. Creo que si las he prestado tanta atención ha sido porque de unos años para acá me he movido en ambientes donde siempre ha habido alguien que las veneraba, pero si no...

Al final del concierto, quedé con Mogkumo (leer aquí una crónica más detallada del concierto, que ya que lo ha contado él me lo ahorro yo), Astredu (ojito a ambos blogs, que ya están sacando las listas con lo mejor del año) y dos amigos suyos, que habían venido expresamente para el concierto, y nada, estuvimos un rato hablando ahí en la sala. Como Iván se iba que si no le pegaban, les dije que si les apetecía venir a la fiesta del concierto, dijeron que sí y llamé a Mago a ver si se podía meter a más peña. Ningún problema, todos padentro, enrolladísimo Mago. La fiesta estuvo bien, vi a más gente por ahí que conocía de cosas ajenas al blog, nos invitaron a todas las copas y lo mejor fue tener un poquito de tiempo para tratar un poco más con Mog y Astredu, que son Los Novios Instantaneos DJ, que mucho blog mucho blog pero al final nos habíamos visto un par de veces, y poco. Y muy bien el plan, cuando la gente es maja se nota enseguida y te lo pasas muy bien sin forzar nada. Al final de la fiesta, lo nunca visto (por mi): imaginaos una fiesta llena de modernos, mucha pose, mucho disfraz y mucha copa y cigarro sujeto con la mano por encima de la horizontal del brazo. lo típico. Canciones electropop, musiquillas a base de ruiditos, bailecillos tipo Ochoymedio y todo normal hasta ahí. De repente el pincha, para cerrar la noche, termina con "Bulería bulería" de Bisbal, "Tengo la camisa negra" de Juanes y otra por el estilo. Y los modernos bailando sevillanas y cantando las canciones mejor que las que se supone que les gustaban. No me pareció mal, pero flipé mucho y me pregunté si realmente hay gente que lleva otro yo debajo de las camisetas sin mangas, los pitillos y el flequillo decolorado, porque una cosa es la ironía y reírse un poco, y otra ver en sus ojos que estaban disfrutando como un sevillito en plena Feria. Allá cada uno, yo es que he chupado tanta pachanga en mi mitad-pija adolescencia que no la echo nada de menos.

Después de la fiesta, propuse al grupo ir al Freeway, en Malasaña, que era el cumple de Uma y me apetecía verla, y además Kurt me lo había recordado telefónicamente durante la fiesta porque él estaba en Barcelona y me llamó para ver si me había pasado. Kurt controla mucho estas cosas, a distancia incluso. Como Mogkumo andaba medio malo y tampoco quería jaleos ni colas con el frío que hacía, y al resto no parecía importarle, nos fuimos para allá. Reconozco que presioné un poco, que también Mago nos había dicho al acabar la fiesta que en el Low pinchaban Hot Chip y que si nos arrimábamos a su grupo de catorcemil personas de la fiesta, nos pasaban sin hacer cola, pero no lo vi claro, había mucha gente, ya nos había hecho suficiente favor y no quería depender de un grupo tan grande como el suyo. Además, un amigo de Mogkumo llamo a un amigo suyo que estaba en el Low y dijo que estaba regular, que claro, una cosa es ver a Hot Chip en concierto (qué ganas!) y otra que pinchen, que en el Low aguantar el tipo es un infierno por definición. Nos fuimos al Freeway y allí estaban Uma, Pablo, y todo el grupo éste que me alegro tanto siempre de ver, aunque sea de pascuas a ramos. Gracias por la copilla y, Uma, actualiza, no dejes que muera el decano de los blogs. Un par de copillas más allí y el grupo de extranjeros decidió hacer retirada, que Mogkumo estaba con gripe y bastante hizo el hombre yendo al concierto siquiera, aunque se soplaba los vodkas como si nada. Muy guay la noche, aunque me quedé con ganas de enseñarles algún sitio más. Para la siguiente.

Me despedí y me quedé un ratillo en el cumple de Uma, que yo otra cosa no pero me pongo y me cuesta retirarme. Al final nos echaron del Freeway y yo, que también estaba griposo, a todo esto, me dije que mejor para casa. Me volví en búho y a las cinco estaba roncando, pero es que con la tontería de que el concierto empezaba a las nueve, llevaba ya de parranda unas horitas.

Y ya.

7 comentarios:

Corredero dijo...

Soy el peor de los maricas. Me enteré el otro día de la existencia de esta señorita que canta...

Corredero dijo...

Bueno, a lo mejor lo que soy es el peor de los modernos, no se.

mogkumo dijo...

oye fenomenal lo de los enlaces y la publicidad gratuita!
ahora los que me lean y te lean, se van a pensar que lo mío era cuento, por eso de la alegría con la que pimplaba los vodkases, pero sólo tomé dos, eh? que precisamente, mataron todos los virus.
lo dicho, te debemos una buena ruta bilbainí, con todos sus complementos.. muchas gracias otra vez, más majo que nada!

Anónimo dijo...

Yo me quito el sombrero ante ti.
R.M.

dwalks dijo...

corredero, ¿la peor de las maricas? van a necesitar algo más que un comment para poder defender eso, dado tu currículo eurovisivo.

mog, ¿sólo dos? no te bebiste tus tres consus de la fiesta... a buenas horas lo dices. por cierto, tuve un lapsus el viernes que empecé a decir que la última de hot chip se llamaba "colours", cuando esa es del disco anterior. luego me di cuen.

Iván Payá dijo...

Y me pegó.

No, es broma. ¡Cómo me va a pegar!

Sí que me pegó, sí.

-50...
-¡¡58!!

Mr blueberry dijo...

Después de sus últimas confesiones sobre ciertos conciertos, mi odio hacia usted, Mr Walks, se ha tornado visceral...

Le deseo que se tome muchos cafes, solito, en la oficina esa en la que va a trabajar...