miércoles, julio 11, 2007

Supongo que tenía que ocurrir algún día

El baño para hombres de mi oficina tiene un sistema de luz que se enciende automáticamente cuando detecta movimiento. También tiene un problema, y es que una vez que se enciende, dura unos dos o tres minutos hasta que se apaga. Cuando detecta nuevo movimiento se vuelve a encender y así todo el rato, por lo tanto, es normal que si entras cuando ya había alguien dentro que ha consumido parte del tiempo, se te apague la luz relativamente pronto y se vuelva a encender en cuanto te mueves. Hasta ahí todo normal.
 
Como todos los sistemas ajustados al mínimo presupuesto, tiene lagunas espaciales, partes donde no detecta el movimiento. Una de sus lagunas está en uno de los urinarios, que casualmente es por el que yo suelo decantarme cuando puedo elegir, dado que es el que más alejado está de la puerta de entrada al baño (el más cercano está casi enfrentado a la puerta) y además está pegado a la pared, gracias a la cual se evitan incómodas compañía por un flanco y también, y casualmente, un traicionero juego de espejos que sólo afecta a los otros dos urinarios y por el cual se te puede ver meando desde el exterior si alguien abre la puerta. Por eso es mi favorito, es muy seguro. El único problema que tiene este urinario, como he dicho, es la laguna que tienen ahí las células fotoeléctricas que apagan y encienden la luz, y cuando estás usándolo, no existes para ellas. Por ello, cuando estás en él y se te apaga la luz, debes moverte más que en cualquier otro punto del baño para que vuelva a encenderse. Todo el mundo entenderá que esto con el chorro a plena potencia requiere de mucha prudencia, pero entre eso o mear a oscuras, cosa que da mucha angustia, yo siempre escojo arriesgar un poco. Normalmente funciona sacudir un brazo que tengas libre hacia atrás hasta que se te vuelve a encender la luz (yo que soy zurdo para sujetármela, uso el derecho) pero otras veces, aunque muevas el brazo como un pastillero del Razz al ritmo de lo de Buenavista, ahí no se enciende nada y tienes que dar hasta un par de pasitos hacia atrás para que El Gran Hermano del baño te identifique como un ser que necesita de su luz.
 
El caso es que hace un rato he ido al baño y no había nadie, aunque la luz estaba encendida, síntoma de que alguien había estado hacía un momento. Me he ido a mi urinario, me he desabrochado y me he puesto en posición. Justo cuando iba a empezar, se me ha apagado la luz. Según el protocolo, he movido el brazo hacia atrás para volver a encenderla, pero no conseguía que ahí se encendiera nada. Cautivo de la confianza que me daba saberme solo en el baño, y como aún no había empezado a hacer nada, he tomado la decisión de desplazarme hacia atrás unos pasos hasta que aquello se iluminara, algo que había hecho mil veces en esa situación y que nunca me había supuesto ningún problema.
 
Yo no sé si es que tengo la zancada más grande de lo que creo, o si he dado más pasos de los necesarios, pero no puedo explicar muy bien lo que he sentido cuando en ese momento ha entrado al baño uno de esos compañeros con los que tampoco tengo mucha confianza y me ha encontrado en un lugar indeterminado del baño, agitando un brazo en alto y con la polla en la otra mano.
 

13 comentarios:

DraB dijo...

Espeluznante.

Fort Kiddiwanee dijo...

"Agitando un brazo en alto y con la polla en la otra mano."

Ahora soy yo el que tiene que ir al baño y no precisamente a mear...

Marpessa dijo...

Mi reino por ser el Gran Hermano de tu baño y verte desta guisa...

¿Qué ha dicho el compañero? ¿Ha puesto cara de pocker y ha seguido a lo suyo, o se ha unido a tu baile, p**** en ristre?

Lita dijo...

Que papelón, me muero de risa.

dwalks dijo...

la verdad es que se me ha helado el corazón, doctora.

no sé que te estarás imaginando f.k., pero salvo lo del brazo, creo que es lo que hace todo el mundo cuando va a mear, vamos, que era una pose bastante típica... ni me he humedecido los labios, ni me he mojado el pelo dejando resbalar gotas por mi pecho, ni me he acariciado el lomo del miembro cuando mi compañero ha aparecido por la puerta.

siguiendo con el tema, lita, entiendo que donde pone papelón, sólo has querido decir papelón ¿no? bien.

hombre marpessa, me gustaría decirte que he resuelto la situación haciendo un molinillo en plan pistola de cowboy mediante las las caderas, guardándomela sin ayudarme de las manos en una fracción de segundo, pero la realidad es que me he girado torpemente a la vez que volvía al urinario, diciendo "joer con la luz ésta". el otro se lo ha tomado con humor y sólo se ha sonreído, sin decir nada.

anabel dijo...

Espero que no te despidan por eso, porque si hay gente que la pillan fumando en el WC y la finiquitan, a ti igual te hacen lo mismo.

Tambien espero que no hayan camaras ni nada por el estilo, sino serás el video del youtube del verano, superando en fama a la ardilla esa de los 4".

Una pregunta: ¿que te dijo el otro compañero? Porque creo que ni meandose encima te supera en verguenza.

Iván Payá dijo...

Este verano, haga el Dwalks en todas las discos de moda. Es lo más.

En cuanto a lo que ha dicho Lita, ¿tú crees que tendría algún sentido la frase "Qué pollón, me muero de risa"? Ligeramente contradictorio, ¿no?

Abrazos.

Hans dijo...

Sin palabras me he quedado. Joder con la tecnología.

Tony Tornado dijo...

Yo creo que se ha quedao flipat por el tamaño del D-Dick...

Que aún recordamos "aquellas" fotos...

casta dijo...

Brutal

Corredero dijo...

¿Y por qué me ha venido a la cabeza la peli "Un pez llamado Wanda", eh?

Mj dijo...

Y se atreverán a decir que te ha pasado porque Would se ha ido, je.

Fort Kiddiwanee dijo...

También era muy normal lo de los malabares al volver de la playa y mira como acabó...