lunes, junio 25, 2007

Finde review: masaje, cumpleaños y domingo relajado

El viernes estaba mucho mejor de la espalda, es decir, ya no me retorcía por los dolores eléctricos cada vez que miraba hacia arriba o hacia abajo, pero seguía con molestias. Por eso, cogí hora con Pilates, un amigo de Jwalks que es fisioterapeuta-ostiópata y que vive al lado de casa. Subí a su casa, me tumbé en la camilla y durante una hora me sometí a sus amasadas, estrujones y crujimientos. Nunca me había dado un masaje de éstos y me di cuenta de que no tienen nada que ver con los masajes relajantes que yo había recibido hasta aquel día y, sobre todo, de que yo no tengo ni puta idea de darlos, como le he asegurado a todas las chicas a los que se los he dado en mi vida. Nunca es tarde para saber estas cosas y ganar en humildad.

El masaje me dolió en general porque me trabajó los músculos de la espalda hasta que ya no los sentía, amasando, amasando, amasando... pero me gustó mucho el final porque me crujió el cuello con sus propias manos y aún sigo vivo. Esto yo lo había visto en un documental cómo se lo hacían a Madonna y yo pensaba que era peligrosísimo y que lo lógico era morir desnucado, pero no, al final del masaje me cogió la cabeza, me la giró así rápido para un lado y ahí sonó como si mi nuca fuera la máquina de las palomitas del Kinépolis. Luego me dijo que me pusiera boca arriba, que me pusiera las manos enlazadas tras la nuca con los codos hacia delante, que encogiera un pierna contra el pecho, que soltara el aire de mis pulmones y me tranquilizara, que no me iba hacer daño. Entonces, Pilates me abrazó, se me echó encima y, en vez de sodomizarme a su antojo como yo ya tenía asumido, apretó y me practicó una silla eléctrica del pressing chatch que mi columna vertebral sonó tipo mascletá. Él dijo "de puta madre, ya está" y ya me soltó, cosa que mi ano y yo agradecimos aliviados. Me fui a casa dolorido por la paliza pero mucho mejor, era otra clase de dolor. Y hoy ya casi casi bien, este Pilates te lo hace fetén por treinta euros. También me dio un masaje en los cordones nosequé, que son unos tendones que tenemos justo donde acaba la cabeza y empieza la nuca y que sirven para que no se te caiga la cabeza hacia abajo, que es un rollo irse mirando la punta de los pies todo el rato. Me dijo que ahí se acumula mucha tensión y que la gente no sabe ni que los tiene, como era mi caso. Me dejó tonto con ese masaje, aunque al principio me dolía la cabeza y todo.

Tras el masaje, quedé con Iaies y nos fuimos al cumple de Juan con gran expectación. No todos los días vas a un cumple a un sitio en El Viso. Allí, aparte de un montón de gente, estaban Hans, Quieta Leona, Uma B., su marido Pablo, La Mujer Tirita y Cranston, sector bloguero al que me junté, aparte de Juan, que estaba por allí atendiendo a todo el mundo, recibiendo regalos y manteniendo unas tres conversaciones simultáneas como mínimo. El sitio, fascinante. Yo pensaba que la fiesta sería en un casoplón o en una parcela al aire libre para poder meter a todo el mundo, pero finalmente nos encontramos en el sitio más kitch en el que he estado en mi vida. Resultó ser una escuela de ¿flamenco? (no estoy seguro) con un escenario y tal, y una decoración barroquérrima, cargada hasta el basta de motivos folclóricos, taurinos, religiosos, florales... con luces rojas por doquier, telas, lámparas y cortinas imposibles y un montón de salas adyacentes al salón principal donde no cabía un adorno más, con todo perfectamente colocado. Era directamente una fiesta en una película de Almodóvar. Me encantó el sitio.

Aparte de la buena compañía que tuve en mi grupo, Juan nos dio vino bueno, canapés infinitos y riquísimos, barra libre de pelotazos y el gran momento de la noche. Sus amigos le prepararon una piñata para que la reventara con un palo destinado a ello, del que también se le hizo entrega. Juan se subió al escenario, hizo un pequeño speech de agradecimiento al personal y cogió el palo para hacer los honores con la piñata. El caso es que le arreó fenomenal, pero en vez de una explosión de chucherías y alegría, como se pretende con las piñatas cuando estallan, lo que ocurrió fue que Juan hizo volar la piñata íntegra, sin romperse ni nada, unos cinco metros seguidos atentamente por las cabezas de todo el personal allí congregado, hasta que chocó contra una pared y se quedó entre una silla y una cortina, ante el silencio de todos los presentes. Tras las caras de circunstancias generalizadas, descojone y aplausos. Hubo que ir al sitio donde había caído a practicarle una autopsia a la piñata para sacarle las cosas y repartirlas. A Cranston se le saltaban las lágrimas. A las cinco o seis horas de fiesta, nos fuimos a casa encantados.

El sábado me levanté tarde, después de comer hice un poco de compra en el súper y me fui con Jwalks al centro. Pasé por Canal a despedirme de Agr, que se fue ayer con CF y más gente a Brasil una semana y había que abrazarle, y luego ya me fui y aparqué por Alonso Martínez. Pasé por Monkey a comprarme un par de camisetas de Dna Groove que habían traído nuevas y de las que yo estaba muy pendiente porque son series limitadas (a un precio estupendo) y vuelan. Son camisetas muy bonitas, buenas, y bien hechas y con una cierta estética mod, sin ser mod, que yo no soy mod, sólo que me gustan esas camisetas. El problema es que éstas que han traído ahora son algo gorditas e igual este verano me dan un poco de calor, pero me da igual, ya las gastaré cuando haga un poco más de fresco. La dependienta muy maja, me dijo que se había acordado de mi cuando las trajeron hacía una semana y que le daba pena que me pudiera quedar sin ellas. Es que me compré un par hace un año, me salieron muy buenas y no las había vuelto a ver, así que le había preguntado unas cuantas veces y se acordaba. Si este verano me veis un día sudando como un cerdo por la calle, es que me he puesto una.

Luego dejé a Jwalks por ahí y quedé con Would para comprarle un regalo a la mujer de Elliot, que nos había invitado esa noche a su cumple. Dimos una vuelta aprovechando el regalismo y me contó que le va muy bien en su nuevo curro, pero que todavía me echa un poco de menos, genial. Además, el chico que mejor le cae se va en septiembre a otro sitio, y yo encantado de que la competencia se autoelimine. Compramos el regalo y me fui a casa, me cambié, y al cumple.

El cumple fue en La Latina, zona viaducto. Comimos y bebimos y me reencontré con gente que me cae bien a la que no había visto hacía siglos (y a la que veré en el Summercase). A las tres y pico me piré y me fui al Elástico con Elza y una amiga suya. Bailemos y nos ríamos hasta las cinco, momento en el que mi espalda dijo "eh, Dwalks, ¿me pones ya un poquito en horizontal o qué?". Nos fuimos de la sala y, cuando enfilábamos Sol para pillar un taxi Elza dijo "mierrrrda". Eso se debió a que se acababa de dar cuenta de que había vuelto a perder su móvil, el segundo en un mes, y encima buenos los dos. Entró a la sala en su búsqueda pero nada, salió diciendo que si luz y con tanta mierda en el suelo, era imposible encontrar nada. Tampoco lo había entregado nadie en la barra. Yo me quedé con Elza esperando fuera en un escalón de la plaza del Carmen a que terminara la noche en el Elástico y estuvimos hablando de nuestras cosas una hora o así. Cuando empezó a salir gente, le lloramos un poco al portero para que nos dejara entrar y accedió. Ya se habían encendido las luces pero aún había gente y música sonando. El suelo estaba lleno de papeles, paquetes de tabaco, cristales rotos, mierda... y no se veía nada. Al rato, vi debajo del pie de una chica la tapa de la batería del móvil. Al ir a cogerla, la chica se pensó que la estaba entrando o algo y se puso a ligar conmigo. Yo le dije que es que estaba buscando un móvil, pero ella ni caso, diciéndome que "ya ya,,," en plan quedona y dándome conversación. Yo cogí la tapa de la carcasa del suelo, se la enseñé y se quedó un poco cortada, y yo también, pero es que estaba a mi bola y quería encontrar el móvil. La mejor excusa de mi vida para entrarle a una chica y me sale sin querer, hay que joderse. El caso es que le dije adiós, seguí buscando y, al rato encontré la batería entre unos cristales... Unos minutos después, avisaron a Elza desde la barra, que alguien había entregado el resto del móvil. Estaba muy sucio, rayado y la tapa nos costó encajarla, pero al final lo conseguimos y funcionaba. Elza se puso muy contenta y ha decidido que el móvil le mola más ahora. Qué coña. Cogimos un taxi, y a casa.

El domingo lo pasé a mi bola escuchando música, sesteando y viendo "El verdugo" en DVD, qué buena.

14 comentarios:

Iván Payá dijo...

Mañana mismo me vas a dar el teléfono de Pilates. No es coña. Necesito un "completito" de ésos pero que ya. Y punto pelotari.

Me alegro de que el resto del finde fenomenal.

No, la verdad es que me jode que la gente se lo pase bien si yo no estoy.

quieta, leona dijo...

"Ostiópata": dícese de aquel que te da ostias y además cobra por ello, je, je.

Hans dijo...

QL, en los últimos tiempos te estás acostumbrando a chafarme los comments ingeniosos que se me ocurren, y voy a escribirlos y tú los has puesto ya, y no me está gustando nada. Ya hablaremos tú y yo en casa, hombreporDiosyá...

Maggie Wang Kenobi dijo...

juer, tras media hora leyendo, ya sólo me acuerdo de lo del móvil, tiatiatia. PEro vamos, menos mal que apareció y ahora le mola más customizado por las patadas de unas decenas de clientes, jurjur.

De todas formas ¿has vuelto a hablar con ella y sigue pensando que ahora le mola más o era una simple impresión tras las copas y la alegría de reencontrarlo? ¿ein?

casta dijo...

Si el teléfono vale una pasta, no dudes que es alegría por encontrarlo Maggie

nanyu fonseca dijo...

es que maggie no aprecia las cosas caras, porque todo lo que tiene es caro. es lo malo de ser megarrica.

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

¿¿¿Y nadie va a mencionar al torito ese que nos miraba desde arriba con esos ojos de huevo???

El momento piñata fue MUY GRANDE.

patriuski dijo...

-No lo haré más, entiende? no lo harés más...
-Eso mismo dije yo la primera vez...
Soberbio Azcona y espléndido colofón a tu fin de semana..Fijo que con el garrote no se le hubiera escapado la piñata al homenajeado....

Mj dijo...

De una cosa así se sacaron una vez un capítulo de CSI de la manga...lo del móvil, digo. Creo que lo de la piñata saldrá la temporada que viene..

MB dijo...

¿Cómo es que no te fuiste con la chica del pie sobre la tapa del móvil? Luego dirás que no ligas nada.
Me alegro de que estés mejor.

dwalks dijo...

leona, hans, eso de "dos que comparten colchón son de la misma opinión" se dice por algo, pero últimamente estáis que os salís con las coincidencias de éstas, es verdad.

lo del teléfono escacharrado que mola más ahora es un poco como el hijo tonto, que lo quieres más por eso y tal, pero en el fondo estaba hecho un pena, una faena.

tirita, ¿había un torito que nos miraba? si te digo que yo no lo vi...

patriuski, cuidado con los spoilers, que a la gente le sienta mal que le destrocen los finales de las películas de estreno

mb, ¿quién ha dicho que yo no ligo? más o menos siempre me he ido apañando, otra cosa es que no lo cuente. de todos modos, yo estaba en modo buscar-móvil-de-elza y muerto de sueño, así que tampoco me dolió mucho.

Farala dijo...

No puedo creer que seas súper amigo de mi antiguo jefe supremo Juan D.!!! Qué arte!!!

Me alegro de que tu espalda haya mejorado, y de que Elza reencontrase su móvil. Qué majos dejándolo en la barra, no?

PS: A este paso tú y yo también nos vemos en el Summercase. ¿Y el té de lesbiana en nuestra casa para cuando?

M. dijo...

Y la pregunta rara del día:
Llevabas una camisa-camiseta de pico blanca????

Carlos dijo...

Muy buen e interesante blog. Tal vez te interese el libro virtual Seductiva Mente. La seducción es un juego de la mente. Así que juega con tu mente... y con la de los demás.

Puedes bajarlo en
http://perso.wanadoo.es/ddragon/seductivamente.zip

Link interesante sobre seducción en
http://www.personal.able.es/cm.perez/estsexo.htm

y lista de correo en
http://es.groups.yahoo.com/group/elartedelaseduccion/

Un saludo