lunes, marzo 12, 2007

Cine un lunes

Hoy estoy un poco disgustado porque el jueves se enfadó conmigo una compañera de trabajo y aún no lo hemos arreglado, ni con el fin de semana de por medio. Alguna vez he tenido fricciones con otras personas por alguna discrepancia que me he esforzado por arreglar cuanto antes, o al revés, así que al final no ha ido a mayores, pero esta vez lo he intentado y ni siquiera he conseguido hablarlo, sólo me he llevado silencios y un "no quiero hablar de eso". El problema es que no puedo ni debo pedir disculpas porque, pese a que es una tontería laboral por un asunto cotidiano de tantos, tomé la decisión conscientemente y ya sabía de antemano que no le iba a gustar, así que no me queda más remedio que apechugar y fastidiarme por algo que ya vengo intuyendo hace tiempo: en el trabajo casi todo el mundo piensa que tiene razón y cuando toca tomar decisiones es imposible quedar bien con todo el mundo. Yo creo que he hecho lo correcto desde un punto de vista global, pero no puedo evitar que me de rabia estar de morros con alguien que me cae bien en lo personal, aunque también es verdad que siempre me ha costado un poco entenderme con esta persona. A ver qué tal mañana.

Hoy he decidido ir al cine después del trabajo porque últimamente pienso que desaprovecho bastante los días de entre semana, vamos, que casi siempre salgo del trabajo y me voy a casa a tocarme el bolo, salvo los jueves que a veces hago algo, o los días que tengo que ir a comprar algo concreto. Entre que me decido a ver si retomo el deporte, he pensado que ir al cine sería una buena idea, así que he quedado con una amiga y nos hemos ido a ver "La vida de los otros" a los Renoir Princesa, donde la Plaza de los Cubos. Tenía ganas de verla porque mis fuentes más fiables me la habían recomendado y, oye, qué buena. Ciento treinta y siete minutos de película alemana que se me han pasado volando, menos el último cuarto de hora que ya no sabía cómo retorcerme en el asiento para aguantarme las ganas de mear, lo que pasa es que la peli estaba interesantísima y en el balance me explota la vejiga/ me pierdo un par de minutos, ha ganado primera opción, aunque he sufrido como un jabato. Eso sí, en cuanto han empezado a salir los créditos, ya tenía la bragueta bajada mientras corría por el pasillo en busca de un urinario blanco y de porcelana, el sueño de cualquier hombre en crisis. Cuándo aprenderé a no pedirme la cocacola grande.

Yo, que voy casi siempre al cine los fines de semana, valoro especialmente al público de días raros como hoy, siempre que voy lo pienso. Se nota que disminuye bastante el porcentaje de grupos de señoras que no saben qué hacer ni a qué película se meten, por lo cual se dedican a comentar y a explicarse la película las unas a las otras (con unas conclusiones algo distintas a las que pretende el autor), el de parejas que van a darse la paliza y a compartir palomitas, lenguas y gominolas, el de grupos de amiguetes en los que algunos de los miembros han ido porque les han convencido otros, y que casualmente son los más graciosos y los que hacen que todos se descojonen más de lo normal. A ver, normalmente voy a ver películas que no son las más comerciales, y siempre que puedo en versión original, pero incluso este mercado más minoritario tiene sus microgrupos que te revientan las películas, y suelen concentrarse en los fines de semana. Por eso hoy me he alegrado mucho de que fuera obvio que la gente que estaba hoy en la sala sólo tuviera interés en ver ese película, y por lo tanto se comieran pocas palomitas, hubiera una puntualidad de aplaudir y casi no se hayan oído murmullos ni comentarios. Sólo a ver la peli, así de fácil y así de bien. Me parece que voy a hacer más veces esto, compensa y el corazón sufre menos, aunque yo soy hipotenso y me debería dar igual, pero lo prefiero.

También hoy andaba pensando que tengo que empezar a hacer fotos otra vez, que tengo el blog demasiado rollo y en 2007 no he debido tirar ninguna foto todavía, con lo bien que quedan.

17 comentarios:

Mj dijo...

Identificado me he con este post. Ando a la gresca también y pienso (¿sé?) que tengo razón y esa sensación de " o tú o yo" no es nada agradable, pero es lo que hay. Que si no luego es muy fácil que te tomen por el pito del sereno. Ya vendrá la calma.
Y la peli, que aquí ni siquiera se han dignado en poner en los cines, es magnífica. Genial. Reconozco que sólo veo alemanadas cuando consiguen fama más allá de sus fronteras, pero qué buenas son todas y cada una de ellas...

Iván Payá dijo...

Por razones obvias, yo no voy a comentar nada sobre las pelis subtituladas. No puedo ser imparcial en la disputa subtítulo-doblaje.

Mañana tengo día de ejecutivo total: desayuno con un amigo que está de paso camino a Chile y Argentina, comida por Alonso Martínez con dos mangurianes (muy gañanes), por la tarde reunión de curro con el Festival de Cortos de la Comunidad de Madrid como fondo y por la noche cena improvisada con no recuerdo ahora mismo quién. Lo que no he dicho es que excepto la comida (que ya he avisado que no sea de más de 10 euros), a lo demás voy de invitao. Que soy ejecutivo, pero no rico, joder.

Habéis visto qué horas son? A la cama todo el mundo!!

CV dijo...

¡Foto de la pilila ya!

Tony Tornado dijo...

¿en bolas ya?

Pues EN BOLAS YA! oye...

Maggie Wang Kenobi dijo...

Hmmm, piensa a cuanta gente tienes alrededor y si realmente merece la pena romperse el brazo por absolutamente todos ellos. Vamos, una persona más o menos en tu vida tampoco lo vas a notar demasiado, que no que no.

Y na, que molt bé todo lo del cine, sisisi, que mencanta que te culturices.

mogkumo dijo...

Qué chulísima es La vida de los otros, qué maravilla de película emocionante sin caer en sentimentalismos.
Le tienes que decir a Kurt que vaya contigo entresemana al cine, que luego lo pasa mal con las señoras-loro

Farala dijo...

El cine entresemana es lo mejor... excepto el día del espectador, claro :P

Sobre lo del trabajo, pues mira, tiene dos trabajos: enfadarse y desenfadarse. La verdad es que el ambiente laboral es muy jodido, y es incluso mejor no intentar ni hacer amigos, que luego te puede salir algo mal y ya la hemos cagado.

ex-fumadora dijo...

a mi me encanta la sesión de un día de diario a las 4 de la tarde cuando todos trabajan y tu estás de vacaciones o tienes un día libre o lo que sea

would dijo...

Yo soy un vocoder

allende dijo...

que luz más triste tiene esa película, para mi casi es la mitad de la historia, sabes que nada puede ir bien.

dwalks dijo...

pero bueno, qué cizañeros todos... está muy bien eso de "pasa de todo" y ´"no merece la pena hacer caso a la gente que se enfada". pues claro que sí hace falta! una cosa es que des con un gilipollas al que hay que poner en su sitio, y otra olvidarse de que en tu trabajo, además de hacer tu trabajo, hay que intentar llevarse lo mejor posible con la gente que esté contigo para que las cosas salgan lo mejor posible, que la oficina no es tu casa. además, me gustaría veros en vuestros curros haciendo siempre lo que os da la gana sin que os afecte que vuestros compañeros tengan algún problema con vosotros. ahora dejadme solo, que voy a soltar unas palomas por la paz y a dar unos bocadillos a unos pobres.

exfumadora... ¿de verdad hay días de esos?

lo de la pilla me ha matado... cv, creo que hay videos de los teletubbies en youtube.

would, tú lo que eres es un impresentable. ¿ahora vas a comentar así siempre?

iván, tu vida es apasionante, pero hazte tus posts en tu blog. iba a decirte que ojo con tus calificativos, pero en vista de el lamentable y soz espectáculo que te hemos ofrecido hoy, mejor me callo. la mirada de osiris, recuerda.

DraB dijo...

Muy bien, muy bien. A aguantarse el pis hasta el final de la peli que es lo peor en el cine junto con los pellejos con laca que comentan y los grupos de 100 que llegan 10 minutos tarde.

would dijo...

A mí lo que me hace gracia es lo tierna que se pone la pobra para pedir dinero.

e-jay dijo...

Oye, y con la que has tenido la movidilla está buena?? Eso puede cambiar todo...

dwalks dijo...

joder doctora, tampoco es eso. yo hay veces que he tenido que ir porque lo paso fatal cuando me meo, creo que peor que la mayoría de la gente, así que apoyo, por ejemplo, dos pises al año por persona en salas de cine. más me parece ya abuso.

e-jay, está bien, pero yo en mi oficina veo a todo el mundo asexual, es terrible. no es ese el tema, pero he comprendido muy bien tu punto de vista, gracias por el matiz.

Iván Payá dijo...

Es que son muchos años pidiendo en el metro... Una, que tiene su estilo personal.

Iván Payá dijo...

Dwalks, lo malo es que ahora siempre que pienso en el concepto "Osiris", me viene tu cara a la mente y mira, como que no es lo mismo... brrr...