lunes, diciembre 04, 2006

Finde review: Siesta, casa de Uma, y tecnología

Este fin de semana he vuelto a la normalidad, que ya apetecía después de casi dos semanas por ahí fuera. La verdad es que enganchar dos fines de semana sin salir (también me pasó cuando fui a Estados Unidos) hace que cojas con ganas el primero que te toca después del viaje. Obviamente, este finde tocaba hacer checklist de amigos y eso es lo que he hecho, verlos a todos.

Viernes

El viernes llegué de trabajar y lo primero que hice fue echarme una siesta de cuatro horas. Ni siquiera disimulé... llegué a casa, saludé y dije que me iba a la cama. Me puse el pijama, bajé la persiana, silencié el móvil y me dormí. Entre el cambio de horario que aún arrastraba y que los tres días que había trabajado entre semana habían sido un agobio, estaba roto. Y es que viajar mola mucho, pero la vuelta es un infierno. Llegas a la oficina y el montón de papeles, e-mails y llamadas que te están esperando hace que desees no haberte ido nunca, porque de verdad que te mata. El caso es que tanto miércoles como jueves fueron jornadas de doce horas y el viernes, que se supone que voy a comer a casa, al final comí a las cinco, y todo con el descoloque que traía de China, así que esa siesta fue merecidísima y super respetada por todo el mundo.

Me desperté y quedé con Agr, que me vino a buscar a casa. Nos fuimos a tomar algo por el Moe y por el Lolita, pero estábamos bastante cansados y cuando terminamos de contarnos todas nuestras cosas hicimos un amago de marcharnos a casa. Al final se nos ocurrió ir a donde están construyendo mi casa para ver cómo iba, que hacía un mes de la última vez que me pasé. Cogimos el coche y, cuando estábamos de camino, llamó CF para decirnos donde estaba. Le dijimos que íbamos a ver mi casa y que luego nos pasábamos por el bar en el que estaba.

Cuando llegamos a la obra, serían las dos de la mañana, comprobé con alegría que ya habían elevado un piso. Hace un mes fui y sólo estaban los cimientos, así que parece que están currando. Creo que fue la primera vez que he tenido la sensación de que eso iba a ser mi casa. He pasado por varias fases: casas bajas, casas bajas tiradas, solar, agujero, cimientos... y nunca me había hecho tanta ilusión como ayer. A ver si me la terminan de una jodida vez, que ya les vale con el retraso, se supone que el próximo enero tenía que haber estado terminada y mira.

Volvimos con CF y nos dimos otra vueltecita, acabando en un sitio muy peculiar por la zona de Francos Rodriguez. A veces yo no sé como acabamos en sitios tan raros...

A las seis, Agr me dejó en casa.

Sábado

El sábado me vino a buscar Kurt por la mañana a casa, cogimos mi coche y, tras recoger a Six en su casa, nos dirigimos a la sierra madrileña a hacer una visita a Uma, que nos había invitado a comer a su casa. Allí estaba ella, con Pablo y con su hijo Bruno, que está guapísimo y muy mayor. Hacía un año y pico que no le veía y alucino con cómo crecen los niños. Allí nos juntamos con otro amigo y entre los seis nos atizamos la crema de calabacín y el pavo con salsa que nos había preparado Uma, qué rico, además de la exclusiva tarta que llevamos Kurt y yo (de la que no recuerdo el nombre de la pastelería, Kurt me va a matar) y el kilo de helado de Giangrossi, que llevó el otro chico, de tiramisú, casi nada.

Nos lo pasamos muy bien de sobremesa, como siempre, porque con esta gente te ríes y estás a gusto de verdad, y al final yo acabé totalmente fascinado con un video que Uma le había puesto a Bruno (2 años) en el portátil. Era de animales en plan teleñecos y yo acabé enganchadísimo, sentado al lado de Bruno y sin quitarle el ojo a un mono que presentaba al resto de los personajes, entre ellos el pájaro tropical, el elefante y un delfín que le escupía agua al mono y le asustaba todo el rato. Igual me lo bajo del e-mule, porque me parece lo más, sín ironía.

A las siete ya nos bajamos a Madrid bajo el diluvio universal, dejé a Kurt y a Six en sus respectivos hogares, y yo me fui corriendo a casa a pintarme el ojo, que había quedado con Elza y un amigo suyo en el centro.

Estuvimos los tres tomando cañas en el Bulevar, donde tuvimos un breve cameo de Would, que había salido del concierto de "Yo la tengo" y se encontraba sólo, así que se pasó a tomar una con nosotros. No se quedó más porque tenía dolor de cabeza por haber tomado demasiado champán en el casino la noche anterior, y, con estas premisas y con un amigo con este tipo de aficiones, comprenderéis que desvíe el tema y no que me interese mucho seguir dándole protagonismo.

Fuimos al Costello, que estaba francamente bien, y como no, acabamos en El Sol. Yo llegué un poco tajado, pero en plan mal. Llevaba tiempo sin beber y las tres copas que me había tomado, en vez de darme el puntillo, me habían dado sueño. Aún así aguanté un poco, ´dejé de beber alcohol, y al final remonté y no estuvo mal. Conocí a un de las tías más tronadas que he conocído en mi vida, así que ya sólo por eso mereció la pena. Al final me fui solo a casa, que la gente tenía sus asuntos y sus cosas, y ¡oh milagro! encontré taxi en menos de media hora. Dios existe y estaba en Gran Vía el sábado a las seis de la mañana..

Domingo

Hoy me he levantado tarde y he hecho una de las cosas favoritas de mi padre, levantarme para ir a comer directamente, buf, qué ojos me pone. La verdad es que el arroz con bacalao y el hígado encebollado que ha hecho estaban para ponerle un piso, qué máquina y con qué hambre me lo he comido.

Luego hemos vivido uno de esos momentos tan bonitos de mi familia, que es cuando los domingos nos ponemos después de comer en contacto con mi tío de Estados Unidos (con el que estuve hace un mes) con el ordenador, porque como los domingos viene mi abuela a casa, pues así le ve por la webcam, y ya de paso nosotros también. El caso es que mi hermano pone el ordenador en la mesita del salón, pone la webcam, y todos ahí alrededor hasta que aparece mi tío en la pantalla. Lo que pasa es que, entre que hay un poco de retardo y que mi abuela le habla al ordenador gritando y cuando le sale del higo, pues eso empieza a liarse y a ser un poco delirante, y las conversaciones acaban siendo absurdas. Mi madre, se empieza a poner nerviosa con mi abuela y acaba diciéndole "mamá, pero que no te está diciendo eso, espérate a que termine de hablar que nos vas a voler locos a todos", así que mi tío oye a mi madre y le contesta a ella, pero mi abuela no se entera (está un poco sorda) y le pegunta a mi tío que qué ha dicho, mientras mi madre está contestando a mi tío, y con el retardo y todo el lío, pues empiezan a sucederse los "¿qué?"... "¿cómo?"... "qué?" "esper... ¿qué?" "di.. dime".... así que a mi padre se le hinchan los cojones y pone en modo-padre, e intenta parar a todo el mundo y explicarlo para que nadie se líe, pero mi abuela, que en esos momentos pasa de mi padre porque está viendo a mi tío en la pantalla, pues le dice que le ve más gordo, y mi tío se pone a explicarle que no está más gordo y que es por la cámara, que le achaparra la cabeza, mientras mi padre sigue explicando que debemos esperar un poco para empezar a hablar, y mi madre le dice a mi abuela que se calle que mi padre está hablando, y mi tío empieza "¿que?... quién me habla?" y nosotros "¿cómo?".. nada,nada... "¿qué?"... y así todo el rato, así que de media hora que hablamos, igual conseguimos hilvanar seis frases coherentes. Mi hermano y yo nos limitamos a mirarnos.

Luego por la tarde he estado con Agr y CF y con unas amigas por la Latina, tirados por unos sofares con cojines de un garito y tomando tés, y luego nos hemos ido Agr, CF y yo a mirar una cosa a Zara para la novia de Agr, que se la pidió hace un mes, ella viene el viernes y aún no había ido a por ello, así que estaba muerto de miedo por la que le podía caer. Luego nos hemos dado una vuelta por el centro, de cine en cine, pero todas las películas que nos molaban habían empezado hacía media hora, parecía de coña, así que hemos acabado renunciando y hemos dado un paseo por el centro para ver las navidades en plan dominguero, que hacía siglos que no lo hacía. Tras comprarme unas castañas asadas que casi se han cepillado los gumias mis amigos, hemos acabado tomando unas cañas viendo el fútbol y volviendo con nuestras amigas iniciales a La Latina. Nos hemos tomado algo con ellas y Agr y yo nos hemos ido. He acercado a Agr a su casa, he conducido un rato por la divertidísima M-30, y quince minutos después he llegado a mi casa. He cenado boquerones y sobras del arroz.

11 comentarios:

Cris dijo...

Joder! ¿Hacía un año y pico que no veías a Bruno y aún así te extraña que haya crecido? Con este ritmo la próxima vez que lo veas habrá hecho la comunión!

mgm dijo...

me imagino la situación cuando llamais a tu tio. En mi casa es igual cuando ponen el teléfono inalámbrico en modo manos libres y quieren hablar todos a la vez conmigo.. es un caos y al final no te cuentan nada,je,je.. buena semana!

Anónimo dijo...

que guay bruno, que bonito!!

would dijo...

Tú di que sí, que lo que es supernormal es ir a las 2 de la mañana a ver cómo va tu casa. No hay más que ver los atascos que se forman en el ensanche de Vallecas y en Ciudad Valdeluz a esas horas.

Válgame.

mogkumo dijo...

yo que estuve la semana pasada soy ya muy fan del circo de animales que se han montado en el Corte inglés esa que está cerca de Preciados. Todo el mundo le sacaba fotos y estaba media hora mirando. Y no tenían al niño de excusa!
Los reyesmagos están ya demodé...

dwalks dijo...

hombre cris, ha cambiado más que yo en año y medio...


mgm, a mi me estresa eso muchísimo, es una conversación de ascensor gigante, al final es todo "y todo bien?" "el niño bien?" "y tú todo bien?"... pero bueno, a mi abuela le hace ilu.

usuario anónimo ¿le conoces o simplemente te emociona la situación como concepto? es cualquier caso, sí, muy salao el chaval.

¿qué tiene que ver eso con mi casa, would? mi casa no está ahí... creo que debemos revisar algunos puntos de nuestra amistad, si no sabes que mi casa está al otro lado de madrid.

mog, me hace mucha gracia cómo habláis de las cosas los que sois de fuera. el "circo de animales del corte inglés ese de preciados" es el cortilandia de toda la vida, con sus muñecos parapléjicos y sus canciones estridentes hiperrevolucionadas, símbolo inequívoco de que el espíritu navideño más auténtico ya está en la ciudad. yo no sé si lo adoro o lo odio a muerte, o las dos cosas.

Tony Tornado dijo...

Mog: ¿de verdad te gustó Cortilandia?
A mí me da miedo...

Y a ti, Dwalks, ya te vale ir a ver cómo va tu casa medio pedo...

Tony Tornado dijo...

Anda que no te quedan visita sque hacerle hasta que la terminen...

Anónimo dijo...

que es un boqueron? nunca me acuerdo.

allende dijo...

el caos laboral es un hecho muy común, y sin necesidad de salir de viaje, así que sales claramente ganando...
practicaré esas sobremesas infinitas en asturias
Buen puente

Euston dijo...

Pero si la M30 está genial!!!, Me dirás tu qué carretera de ciudad, es lo mas parecida a un videojuego. Mezcla el GTA con el NEED FOR SPEED