jueves, mayo 25, 2006

Praga-pics (o el expediente X alopécico)

Como ya viene siendo costumbre ineludible en este blog (gracias Hans, me has vuelto un esclavo de esto, me has convertido en mi propio esclavo), hoy toca fotopost de después del viaje, en esta ocasión el que acabo de hacer a Praga. Para los no iniciados, recordaré que el que quiera ver fotos bonitas de Praga, que se meta en Google Images y teclee "praga pictures", que luego siempre hay alguno que me deja comments en plan "pues parece que has estado en Albacete, no se ve nada chulo, qué aburrimiento". En el fondo me afecta y por eso quiero avisarlo de antemano. Bueno, ahí van:

1.- Empecemos por una foto de la Starometske Namesti (ya, me faltan como diecisiete acentos), la plaza más tipica de Praga, justo antes de que el reloj del torre diera la hora en punto y unas figuritas que hay en la torre empezaran a hacer movidas en plan Cortilandia a la vez que sonaban las campanadas. He escogido esta foto por la paz, recogimiento y melancolía que transmite, tan evocadores y asociados a Praga.




"Qué bien lo pasemos! Semos a los únicos que se les ha ocurrido ir a Praga!"

***


2.- El repetidor de televisión Zizkov. Es impactante y contrasta con el estilo tradicional del centro de Praga. No puedo evitar que me encante, aunque sea una de esas aberraciones para el paisaje tan propias del comunismo. Esta foto la saqué desde la torre del puente de Carlos IV, que tiene unas vistas circulares preciosas de toda la ciudad.




***


3.- Un richar prageño ahí mandándole sms a la Débora para ver si se bajaba a los recreativos a echarse unas máquinas un rato.



***



4.- Aquí un perro simpatiquísimo que conocí. Estuvimos charlando de lo fanes que somos de David Bowie.




***



6.- Mi modesto hotel. Un ex ministerio de la época comunista reconvertido. Impresionante por fuera y por dentro, qué grande y qué alto todo, aunque un poco valenciano, todo hay que decirlo, con mucho dorado en las barandillas y mucha lámpara demasiado ornamentada y tal. En la foto no se aprecia, pero las dos alas que no salen (se ve un poco el comienzo) debían tener unos cien metros de longitud cada una. Me gusta.




***



7.- Una exposición al aire libre, en plena calle, con la que me encontré cuando iba dando un paseo. Había muchísimas estatuas, unas cien, todas más altas que yo.




***



8.- Una muchacha checa afaenada replantando unas flores de una plaza. Qué flores más bonitas, qué auténtico el tranvía pasando, qué mala cara me ponía su madre.




***



9.- Esto es uno de los millones de coffe breaks con los que nos han obsequiado durante la reunión. Cada hora había uno. Esas bizcochos redondos con mermelada y crema de vainilla por debajo (2) me supusieron realizar un gran y constante ejercicio de fuerza de voluntad. Ahora, que los canapés de huevo duro con salmon (1), con esa salsa con taquitos de bacon, también se dejaban comer. Y así todo el rato. La fruta (4) la probé un poco, pero poco, sobre todo le dí a los zumos de naranja (5). El (3) es agua con gas y no sé por qué le he puesto numerito.



***



10.- Una bella mujer checa tocando para nosotros el acordeón en la excursión en barco que nos hicieron por el río Moldava. Por cierto, menuda racha que llevo de barcos, aunque en esta me lo pasé muy bien.







11.- Para terminar, os voy a contar una historia, una historia a la que no paro de dar vueltas y que me tiene con los nervios agarrados al estómago. Todo empezó en la excursión oficial que nos organizaron por la ciudad. Un autobús nos recogió en el hotel y a mi me tocó detrás del holandés.





Mira, yo no tengo nada contra este tipo, me cae muy bien, de hecho, pero yo miraba para delante y veía esa magnífica calva y al final no me aguanté más y le tiré una foto.

No le di más vueltas y segui mi excursión tan tranquilo, saqué alguna que otra foto, pocas, y me limité a pasármelo bien. Cuando llegué al hotel por la noche, le eché un vistazo rápido a las fotos que había tirado y me encontré con esto.















Os aseguro que todo son fotos espontaneas y que todas fueron hechas tras la del holandés del autobús. También os aseguro que, como ya he estado recientemente en Praga, no hice muchas más de monumentos y edificios como éstas, unas seis o siete en total. La mayoría las hice otros días y eran más de gente o de chorradas de esas que saco yo.
No soy supersticioso, pero he de reconocer que no puedo obviar el hecho de que hay cinco calvos a los que no conozco de nada en mis fotos y, ciertamente, me inquieta el que pueda tener algún significado ancestral tipo venganza por haberme reído de un calvo o, que si voy al archivo checo de defunciones, busque a los señores de las fotos y me entere de que estén todos muertos desde hace mucho tiempo.
Tengo miedo.

12 comentarios:

oria dijo...

No te montes paranoias, eso es el estress que deja a to dios calvo.

M. dijo...

A ver... Si quieres fotos surrealistas, te mando alguna de la doma de caballos salvajes que hubo el finde pasado en los Mandriles.



Cualquier calvo pasado tuvo un pelo mejor

would dijo...

¿Entonces en Praga no hay nada chulo? Es que por las fotos que pones...

dwalks dijo...

que no que no, que aquí hay maldición, que los calvos van a vengar al holandés. esto sólo es la punta del iceberg, no intentéis consolarme.

y tú would. qué decepción, como es habitual, encima que te pongo un culo en pompa para alegrarte el día y para que te luzcas con un comentario, vas y me escribes esa obviedad. si es que no merece la pena hacer esfuerzos por los amigos.

Karma dijo...

En cambio en la de la plaza no hay ni un puto calvo entre tanta gente¡Lascagao!

Shakti dijo...

Ya, vale, muy bonito, ahora ya puedo ir directamente de Viena a Berlín sin pasar por Praga en agosto. Muchas gracias, Dwalks, por spoilearme las vacaciones - He hecho bien enviándote la maldición de los calvos. Mosquea, verdad?!!

juan dijo...

como afectado por la alopecia sólo puedo decir que como te pillemos por la calle te vamos a dar lo tuyo, melenudo.

mogkumo dijo...

qué risa de la asociación oro-valenciano. que no lo habia yoo pensado.
la primera foto es para replantearse cualquier viaje a Praga. creo que ni en venecia había tanta gente

would dijo...

Ahora que lo veo de nuevo, lo tuyo con los calvos, ¿no es una copia irrelevante de "Cómo ser John Malkovich"? Si ya me parecía a mí que tú de ingenio tampocooo...

would dijo...

Soy Bree Van De Kamp, ¡¿y mi marido?!

****S P A M ****
C 1 A L 1 s

dwalks dijo...

karma, es que esa foto la saqué el día antes de la de la calva del holandés. por entonces no había maldición.

anda shakti, no te me pongas susceptible que he sacado cuatro cosas y ni siquiera he dicho lo que son. te aseguro que tienes para ver en praga unas cuantas cosas todavía.

juan, tu y yo ya nos lo hemos dicho todo hoy. perdón y no me hagáis daño, os lo suplico.

mog, lo de valencia es un clásico. en valencia todo admite un adnorno más y la filosofía de pon brillo donde veas mate, es una forma de entender la vida.

qué es eso del C1AL1s would?

alie dijo...

Ja ja ja!! Me muero con el perro.. le pones unas asas y me lo quedo de bolso pijo!!