lunes, marzo 06, 2006

Finde review (del 3 al 5 de Marzo)

VIERNES

El viernes quedé con Would y una compañera de trabajo para ir a comer a casa de Elliot y ver por segunda vez a su hija y a su encantadora mujer. A mi los bebés me dan bastante igual y concretamente a éste ya me lo tenía visto, pero nos invitaban a comer un arroz verde que nunca había probado y eso era prioritario en mi escala de valores, así que compramos unos bombones y nos plantamos en su casa a que nos sorprendieran con este nuevo sabor para mi omnívoro paladar. Según llegamos, nos enseñaron a la niña, que hizo un ruidito gutural y se cagó, y Elliot se empeñó en ofrecernos una performance consistente en que todos viéramos cómo le cambiaba el pañal hablandole a la niña en un dialecto que desconocíamos. En cuanto llegamos a la parte en la que Elliot mostraba el pastel de la cría con cara de imbécil feliz, yo me fui a la cocina cortar lomo para el aperitivo, que todavía había que comer y una mierda es una mierda, por muy de bebé que sea.

Comimos muy bien y luego se empeñaron en que yo cogiera a la niña y me hiciera fotos con ella en el regazo (yo no sabía que tenía regazo y sí) que como soy el único soltero de la oficina pensaban que no sabría. La verdad es que, por analogías de tamaño, cogí a la niña un poco como cogía al difunto perro de mi abuela, con la diferencia que el bebé no mordía y no tenía halitosis, y bueno, la cría me puso un par de caras de circunstancias al principio, pero al final dominé la situación y me hice con ella unos minutos en los brazos, la verdad es que un poco rígido, hasta que me empezó a mirar un poco raro y la devolví, que me hizo un par de amagos de pucheros de los que yo no era responsable y no quería saber nada.

Por la noche, quedé con Agr, CF, Elza y Clitos. Elza no tenía su mejor día y, tras un par de copas, se marchó secundada por Agr y Clitos, que esaban cansados. Me quedé con CF y, lejos de amilanarnos por el considerable número de bajas, nos salió improvisadamente uno de los planes que más recordaremos este año. Además, cuando Agr llegó a su casa se le había pasado el sueño, así que nos llamó, Agr es así, le comentamos y en un cuarto de hora estaba otra vez con nosotros.

SABADO

El sábado me levanté y lo pimero que vi por la ventana fue uno de los días más deprimentes que recuerdo en plan gris y de lluvia, pero pasé de pensarlo y me fui con Kurt a Semón, un buffet repijo y de nivelazo (en serio, en serio), en el que la cosa consistía en ponernos hasta las trancas, que era para lo que habíamos quedado por encima del findelmundo que teníamos por sábado. Vivimos un momento realmente patético empapádonos mientras éramos incapaces de sacar el ticket del parquímetro, y no era porque el trasto no cogiera monedas o porque estuviera estropeado, no, directamente no sabíamos. Tras varios intentos que siempre acababan con la devolución de todas las monedas que habíamos echado, al final le dimos al botón verde un poco al tuntún y sacamos el primer papel que nos dió la máquina, que no sé cómo hicimos pero nos faltaban como veinte minutos para llegar al tope de lo que podíamos pagar, pero confié en mi potra, dejé al coche en manos del azar y nos fuimos corriendo al restaurante, que nos habíamos puesto como sopas.

Tal y como habíamos previsto, salimos de Semón con nuestras barrigas bien petaditas de comida y muertos de vergüenza por el espectáculo que habíamos dado arrasando las bandejas de comida. Tanto que nos fuimos a la FNAC a pasear un rato y a reflexionar sobre por qué somos así. Al final me compré un maletín de 380 CDs de capacidad que decidí que necesitaba para meter mis CDs piratas, que ya no me cabían en la estantería con tanta cajita que no hace más que ocupar espacio. Necesito plantear mi vida en términos de ocupar poco espacio, y esto era una buena ocasión. Kurt se compró libros y un comic que necesitaba para ser más feliz. Después nos fuimos a dar una vuelta por Sportivo (me compré una cosa muy chula que estaba al 25% de su precio original, hurra y viva) y Kurt se rajó y no se compró los pantalones que mejor le han quedado puestos en los últimos 10 años. También anduvimos por Mini y luego por detrás de la Plaza de los Cubos que hay tiendas chulas que yo no conocía, aunque estaba todo imposible de caro. Acabamos en "8 y medio" (la tienda de libros y parafernalia del mundo del cine, no ese garito que a veces hace las funciones de segundo hogar en nuestras vidas) y cotilleamos cosas, pero tampoco compramos nada.

Acabamos charlando en un sofá de una conocida franquicia cafetera tomando una bebida absurda pero riquísima, al lado de una chica muy mona que nos ponía mucho porque estaba allí sola haciendo dibujos jevis en plan profesional, de calaveras y cráneos reventados y tal, muy seria.

Abandoné a Kurt y me fui a casa de Agr a ver el derby con él y con CF. La primera parte la vimos Agr y yo solos porque CF llegó tarde, hacia el descanso. La segunda la vimos solos también porque CF se durmió a los diez minutos del segundo tiempo, que está hecho un abuelo. Después del partido me dio pereza salir y me fui a casa sin despertar a CF, que seguía ahí con el cuello roto en el sofá, y luego fui fiel a mi palabra y no salí, que hacía muy malo y el viernes ya había sido fino.

DOMINGO

El domingo ni salí de casa. Me dediqué a ordenar mis CD's en mi maletín nuevo, qué rollo pero qué bien me lo pasé, escuché muchísima musica noventera y me sabía casi todas las letras todavía. Tengo unos 500 CDs en total, que yo creía que tenía más y me quedé un poco chafado, pensaba que estaba más cerca de los mil y nada, pero bueno, me quedó un maletín muy chulo con toda mi música ilegal perfectamente ordenada. También hablé bastante por teléfono y rellené mucho mi iPod.

Y así he pasado este finde con este tiempo de mierda. Qué ganas tengo de que llegue el buen tiempo, en serio.

11 comentarios:

would dijo...

Gran momento en el que mientras Elliot limpiaba caca y decía ñiguñigu a su niña soltaste:
"Elliot, te estás volviendo imbécil". Y gran mirada la que te echó su encantadora mujer.

dwalks dijo...

ya sabes que siempre he sido diplomático

nanyu dijo...

joder, como me identifico con la apatia que provoca el mal tiempo. esto es un asco.

mecano no hicieron una cancion que se llamaba "una mierda es una mierda"????

er manué dijo...

Momento delirante imaginarte en el momento acoplamiento de bebé en regazo.
Esa foto debería ser de dominio público...

Magenta dijo...

Cómo os ponéis los de Madrí por cuatro gotucas de ná...

Dra.B dijo...

Me lo cuentas o me lo dices? Al menos tu no tienes avalanchas de nieve cuando abres la puerta de la terraza.

Tony Tornado dijo...

Doctora, es que aquí cayó la de Dior el sábado, vaya mierda de día...
Pa un vienres que no salgo pa aprovechar el día y aparte del gym, el resto del día que iba a ser de compras, terminó siendo de sobremesa eterna...

Dra.B dijo...

Tony, chato, que no me convenceis, que tengo medio metro de nieve en la terraza. Y no exagero.

dwalks dijo...

vamos a ver, el mal tiempo es una mierda. mola si estás cachondo y estás encerrado con quien te pone cachondo en una casa. o si tienes que estudiar, y ya. da igual que sean cuatro gotucas o una avalancha, lo que mola que haga sol y que puedas estar charlando en la calle hasta que te apetezca, o paseando o esperando una cola. hasta que no haga bueno me declaro en huelga de buen rollo, así de claro.

manué, la foto no sé, pero mi regazo esta a disposición de todo aquel que se sienta con necesidad de una madre en un momento dado. he descubierto mi lado maternal y cualquier día me da una subida de leche.

er manué dijo...

¡¡¡Pero qué bruto puedes llegar a ser!!!, jajajajajajajaj!!!
¿O es mi mente perversa?

dwalks dijo...

es tu mente perversa, manué, pero me parece estupenda como burrada