jueves, febrero 16, 2006

Han tapiado la puerta del Razzmatazz con todos dentro

Tras mis días de baja debido a fuerzas intestinales mayores, vuelvo a mi actividad bloguera habitual. Como aún no ando fino-fino y, además, este último fin de semana me lo he pasado muy bien en Barcelona con Kurt y con Nate y, además, tenía el post casi escrito y, además, no quería que se perdiera en el olvido y, además, es lo que hay, procedo a meter entre comillas el texto que redacté el lunes en el aeropuerto, escrito en un tiempo presente que pretende sonar a pasado atemporal, concepto que me acabo de inventar. Qué semana de posts más rara...

"Estoy en el aeropuerto de Barcelona escribiendo este post mientras espero mi pont aeri para volver a Madrid. No entiendo por qué no puedo conectarme a ninguna de las veinte conexiones de internet que detecta el ordenador, así que lo escribo en el Word.

Finde en Barcelona con Kurt y con Nate

Sábado

Me levanto a las ocho en mi cama de Madrid y aparezco en Barcelona a las once y media tras coger un avión. A las doce ya estoy en casa de Kurt y Nate. Saludo, dejo las cosas, veo la casa y nos vamos a hacer lo que tenemos que hacer.

Vamos hasta el barrio bien de Barcelona y recogemos una tarta de ocho texturas de chocolate en Oriol Balaguer que ya había encargado Nate- ya sé cómo suena esto de repollo, pero había que decirlo, que nos salió cada textura a precio de metro cuadrado en Madrid-. Kurt se empeña en que consuma algo más en la tienda y yo, hago gala de mi férrea fuerza de voluntad y añado a la factura una barra de chocolate al mojito para llevar a casa. Supernecesaria. Seguimos de paseo y compramos varios panes, tomates, quesos y volvemos a casa, pasando antes por alguna tienda de precios difíciles y dependientes imposibles con mucho producto añadido en su cara. Nos abrimos unas cocacolas y vemos un capítulo de Larry en el que se empeña en vender coches. Nos comemos un risotto con setas que Nate hace riquísimo y también nos comemos la tarta de dos ataques letales. Qué tarta, señora, qué tarta. Recogemos la mesa y nos tiramos al sofá a pelearnos con la tarta, a ver si la bajamos leyendo unos periódicos.

No hacemos mucha sobremesa y nos vamos a dar un paseo por zonas que aún no conocía de Barcelona. Me encanta este tipo de turismo en el que te puedes saltar lo más típico de una ciudad porque ya la conoces. El año pasado, cuando fui con Would por estas fechas, me lo pasé muy bien porque nos hicimos la Barcelona del perfecto guiri, y tenía sentido porque era la primera vez, pero este año se hubiera hecho un poco duro repetir itinerarios. Nos separamos de Nate y acabo con Kurt por el Borne viendo tiendas de ésas que dice él de ropa de broma a precios de verdad. Hay unas tiendas muy chulas por ahí, pero muy subidas de precio y, lo rebajado, pues ya no me gusta a estas alturas... claro, sólo queda lo feo. Me entran ganas de morir gastando panoja un par de veces, pero consigo estarme quieto. Tras un par de horas, acabamos reuniéndonos con Nate en un restaurante en el que no hay sitio y nos vamos al que teníamos como opción B, en el que ya sí cenamos. Cenamos comida típica catalana, que a mi me apetece y ellos controlan, así que salimos todos contentos.

Volvemos a casa a cambiarnos. Nate se retira y Kurt y yo salimos. Yo quería conocer el Razzmatazz y, tras una vuelta por algunos sitios del Gótico con música chula, en los que las guiris están algo más que subidas de tono y en los que descubrimos a nuestra nueva musa popi, cogemos un taxi y nos vamos al Poble Nou, que es donde está el Razzmatazz.

La cola del Razzmatazz es surrealista. Nos marcharíamos, pero ya que hemos decidido terminar la noche ahí, asumimos la cola como parte de lo que hay que vivir para conocer la esencia del sitio, y dando por hecho que ahora o nunca, que nos estamos haciendo viejos para estas cosas y puede que no se den unas condiciones tan idóneas otra vez como para volver a hacer ganas. Nos ponemos los últimos y esperamos a que avance, pero va muy despacio.


Nos toca entre un grupo de modernas y un grupo de modernos. Están borrachos y se drogan delante de nosotros. Kurt y yo nos miramos y no decimos nada. A unas chicas les entran las ganas de hacer pis y mean dentro del corrillo que les hacen sus amigas, en la misma cola. Kurt y yo nos miramos y no decimos nada, pero nos reímos y ellas se ríen con nosotros. Le compro una servesa-cold-bier a un moro y una chica muy borracha me pide unos sorbos por la cara en cuanto la abro. “No”. La chica, como va puesta, se pone de mal rollo y se dedica a decirle a todo el mundo que no le he querido dar cerveza, pero nadie la hace caso. Nos estaba hartando desde hacía un rato con sus empujones.

Entramos al Razz y Kurt lo define como el parque temático de los modernos de mierda. Aunque está hasta arriba no agobia demasiado, yo no me imaginaba que sería tan grande y nos dedicamos a ir de una sala a otra bailando un rato aquí, otro allá, comentando, riéndonos, empujando para pasar, siendo empujados... El sitio es surrealista y tiene un punto industrial-cutre que no sé si me encanta o me aterra, pero no me decepciona en absoluto. Es un sitio muy excesivo, muy postnuclear y muy madmax, para cambiar de sala tienes que subir y bajar escaleras y salir por pasadizos exteriores. Está a rebosar y hasta que no pasan un par de horas, no tengo la sensación de controlar el sitio. Echamos un poco de menos lo recogidito que es el Ochoymedio, ese acabar conociendo las caras, aunque sea más agobiante. En el Razz hay demasiada gente y no es fácil centrarse con tantas posibilidades de todo. Acabamos instalados en el Pop Bar y ahí si nos quedamos un poco más que en el resto de las salas, están poniendo toda la música que nos gusta, aunque abajo también se está bien. Al final pasamos un buen rato en todas las salas del local, la verdad, menos en los baños, que son el sitio más insalubre que he visto en mucho tiempo, qué cloaca.

A las cinco y media nos marchamos que ha sido un día muy largo y mañana tenemos plan, aunque nos podríamos quedar más... decidimos irnos y nos vamos, ya está. Tardamos tres cuartos de hora en encontrar un taxi y Kurt parece algo agobiado porque no aparecen. Caminamos por el centro de las calles vacías mientras él busca transporte con luz verde y yo le saco fotos sin parar porque me parece que está saliendo muy bien en todas. Se las voy enseñando mientras caminamos de un lado a otro, aunque él no parece muy interesado porque no las comenta, sólo dice “qué chula” y sigue mirando para ver si encuentra taxis. Le sugiero que cojamos el nitbus y me mira raro, no sabe si lo digo por la coña o en serio. Yo lo digo en serio, pero encontramos un taxi.

Domingo

Nos levantamos y nos comemos el espectacular brunch que ha preparado Nate. Macedonia con crema de vainilla por encima, bollos miles, multizumos, pan con tomate, quesos, panes y té. Comemos hasta reventar y Nate pregunta si nos apetecen unos huevos revueltos. Nos tiramos rodando al sofá y nos leemos los periódicos comentando las noticias y discutiéndolas, que es lo mejor. Terminamos de hacer el gandul y me voy a mi hotel, que mañana trabajo y tengo pagada la habitación. Cuanto antes mejor, que luego da pereza.

Quedamos a las seis para ir al cine y vemos “Buenas noches, buena suerte” en los cines Verdi. En fila tres porque hemos llegado un poco justos. A mi me gusta, Kurt no acaba de entender del todo el punto de vista del director y Nate no le ve sentido a algunos personajes. Salimos y paseamos por la zona (acabo de olvidar el nombre) y tomamos un café en una cafetería, que para eso están. Cenamos en un japonés que me llevan recomendando desde que llegué y nos ponemos hasta las tetas. Todo buenísimo. Cuando casi nos estamos yendo, aparece nuestra musa popi de ayer y se lo contamos a Nate, que no estaba cuando la descubrimos. Cómo nos gusta. Kurt y Nate se van en moto y yo me cojo el metro en Fontana y vuelvo a mi hotel, que tiene buena conexión"

Para terminar, una fotonovela de la noche en el Razzmatazz:



Llegando, el Razz, estando, sufriendo, buscando taxi.


19 comentarios:

Tony Tornado dijo...

Tiene que ser muy bonita toda esa parte...

Te imaginas que te hubieras cruzado con Troy en algún paseo sin saberlo???

would dijo...

Conmigo comías de Mc. Estoy celoso.

Benoit Lapierre dijo...

Hi
your blog is interesting even if i dont all understand :P

Magenta dijo...

Muy fuerte lo de las modelnas meando en corrillo...si lo supiera Nawja las expulsa de su cluss de fans.

Queremos mas afotos :D

David dijo...

La verdad es que yo antes iba mucho al Razz y me gustaba pero en las últimas ocasiones tanto el sitio como la zona me parecían ya DEMASIADO para mi...

Divertido tu post sobre Barna, y como dice Tornado, imaginar que te puedes haber cruzado con gente que lees aunqeu no la conoces es raro, raro, raro...

nanyu dijo...

a mi me gustaria pedir foto de las chavalitas esas meando en corro si es posible. si no quieres ponerla en tu blog, pasamela por e-mail...

_R_ dijo...

Pues van a abrir delegacion del razz en Madrid, asi que...

Shakti dijo...

Gràcia, Dwalks, Gràcia (la zona de los verdi).
Me has recordado a mis viejos tiempos cuando Razz era Zeleste... Dios, qué revieja soy!

dwalks dijo...

a troy no me lo crucé que ya he leído que estaba en madrid.

benoit, tu eres como mi bisabuela, que le gustaban las revistas aunque no las entendía.

magenta, lo de las modernas meando fue muy fuerte, sobretodo porque de vez en cuando avanzaba la cola y tenían que caminar un poco con el culo al aire para poder seguir haciendo pis un poco más adelante. y las fotos, son las que son, que es un rollo ponerlas.

david, a mi me queda poco para llegar a ese punto, pero aún aguanto.

nanyu, mantén la compostura, este es un blog serio, no pilladospuntocom.

eso es como lo de china, _r_? o me lo creo.

eso, Gràcia (mira, con acento y todo). me gustó mucho esa zona.

Tony Tornado dijo...

Y si te lo cruzaste en Madrid qué? ¿EH?

would dijo...

¡Uy! ¿Pues no me has hecho el vacío?

Hans dijo...

Dios, que lástima si la modernida-divinidad consiste en verificar micción-públicofemenina-encorrillada, que me parecía lo peor (low peor, Tony), pero se ha visto superado largamente por la descripción del culoacuclillado conforme la cola avanzaba.

Haz caso al pobre (probe) Would, que luego se duele, tú.

_R_ dijo...

Es verdad, es verdad. Lo que no se es ni donde ni cuando van a abrir. Asi lo mismo se vacían el 8ymedio y en nasti y hasta se puede ir agusto.

Shakti dijo...

Entonces era verdad que la han tapiado. Esta tarde me acerco a echarles unos lacasitos por debajo de la puerta...

AGUANTA, DWALKS!!!

Hans dijo...

Dwalks, coño, ACTUALIZAAAAAA!!!!!

sonia dijo...

Tardíamente he leído este post (me he cambiado de curro y mi acceso a internés está más controlado que mi rendimiento laboral)... en fin, que el finde anterior (el del concierto de DM) hice parada obligatoria en el Razz pero para evitarnos esa pedazo cola de la que hablas (da la vuelta a toda la calle) nos sacamos las entradas (en plan concierto) en ticktackticket y tan panchos entramos sin esperar ni un minuto por la puerta de los VIPS...
Saludos

duncan, aun sin blog dijo...

hola? se te ha olvidado el password del blog en barna o que?

(dijo la rana sin blog, claro...)

Troy dijo...

No Dwalks... yo estuve el findesemana anterior...
El que estuviste con La Niña y Tony en el Naranja...

Seguro que nos hemos cruzado, y nosotros sin saberlo...

kurt dijo...

Troy, en serio, estás haciendo un poco el ridículo. Déjalo como está