sábado, diciembre 17, 2005

Comida de Empresa (la no oficial)

Ayer hicimos la comida de empresa. Yo trabajo en un departamento relativamente grande y solemos hacer una comida informal entre nosotros antes reunir a toda la tropa en la comida oficial con el resto de la empresa, que es como una boda y será la semana que viene por aquello de seguirle la corriente al resto del país.

Me gustó

Salvando la panoja

Hace tiempo que no nos andamos con rodeos y, ya que estamos en confianza y el fin es juntarnos todos, hemos decidido no hacer el paripé y gastarnos una pasta en un restaurante en el que nos sableen, que en Navidad le echan una cara que es indignante. Nosotros reservamos en un restaurán que está al lado de la oficina, decimos que nos cierren la parte de abajo y comemos de menú del día. Ayer, comida y copas por 15 euros negociados. Viva y hurra. Es que otros años se caía mucha gente por el tema del dinero, que lo entiendo, que la gente tiene muchos niños y muchos saraos y no puede estar a todas, así que este año no ha faltado casi nadie gracias a nuestro método “pon un menú del día en tu Navidad”. Llamadme cutre, pero hoy tengo unos 30 euros más que vosotros, si es que el viernes 16 hicistéis algo parecido.

Me estoy haciendo un no vivo

Creo que algo en mi ha mutado por tomar copas en el ochoymedio. Se ve que venía sufriendo un proceso de transformación interna los últimos meses por el cuál, con tres copas, me pillaba unas tajadas que me ponía a morir. Pues se ve que el proceso ha terminado y ahora soy invencible, un superhombre, un no vivo. Me tome 9 copas (!!) y llegué bastante entero a casa, e incluso mantuve una conversación con mi padre acerca de enchufes que había que cambiar este fin de semana. Soy Superpelotazo, Solysombraman, el Hombre Resolí.

Todo el mundo bailándola

Menos mal. Odio esas fiestas de trabajo en las que se hace el bando que hace el cafre y el bando que no lo hace, pero se dedica a tomar notas para recordártelo al día siguiente. Ayer todos hicimos el idiota, bailemos y nos emborrachemos, así que todos nos tenemos pillados por los huevos y nadie se irá de la lengua.

No hubo cámara de fotos

Todavía me estremezco al recordar las fotos de mi primera comida de empresa, inocente de mi, en las que salgo saltando, culeando y poniendo cara de enloquecido. No contaba yo con que alguna mente bienhechora se iba a dedicar a distribuirlas vía e-mail por toda la oficina.

Este año no ha habido cámara alguna, así que fenomenal. Lo que sucede en el campo, queda en el campo.

Kebab para cerrar la noche

Pues con nueve copas between chest&back, uno tiene hambre. Los cinco que quedábamos tras diez horas de farra (en un estado bastante tal) nos fuimos al “De kebabs” de la calle Hortaleza a empotrarnos un ejemplar. Si comerse un kebab ya es complicado de por sí, pues imagínate estando borracha como un perra. Se nos caían los cachos de cordero al suelo, uno se puso hasta las orejas de salsa de tanto meter cabeza, otro se lo estaba comiendo que parecía que estaba matando un conejo a mordiscos (es que era su primer kebab, pobre). Nos entraba la risa todo el rato y Would se echó un pegotón de salsa en la entrepierna que parecía que había eyaculado precozmente, igual que yo pero a la inversa, que también me manché bastante la cara con salsa agria y parecía que había recibido un bukkake del mismísimo Peter North... qué patético pero que rico nos estuvo. A mi me asentó mucho el estómago, aunque todavía me repite.

No me gustó tanto

Me tocó ser la luz, el guía, el pardillo

Y lo odio. Con eso de ser de los pocos solteros de la oficina y el único sin ningún tipo de relación oficial, se entiende que tengo que conocer todos los sitios de Madrid y encima elegirlos al gusto de todos. Y ya va el segundo año que me pasa. Ayer, tras estar en un bar irlandés tras la comida, la gente me miró inquisitivamente exigiéndome su diversión. Al final hice una llamada a Kurt para debatir el asunto, y decidimos que “Fulanita de tal” era el sitio idóneo para llevar a un abanico de gente entre los veintimuchos y los cincuen, mayormente tajados. Freguetón, perreos, bisbalismos y chenoazos a tutiplén para animar el cotarro. Pues allá que nos fuimos conmigo tirando del grupo que sólo me faltaba el paraguas de colorines para ser guía oficial. Al final fue un éxito, y es que hay que saber qué es lo que pide la mayoría y, aunque yo no hubiera peuesto un pie en ese sitio con mi grupo de gente habitual, un día es un día y no se tiene que ir de divina, que la gente quiere mambo cuando va peda.

No pudimos ir al Susanclub

Sorry Juan, pero no pudo ser. Le había dado el coñazo a Juan e-life para ver si podía ir al Susan a tomar las primeras copas después de la comida y, ya de paso, que él hiciera negocio a nuestra costa. Aunque lo sugerí con esmero durante la comida y la gente estaba de acuerdo, tras la misma, otro departamento que también se había juntado llamó diciendo que estaban en un irlandés cercano y la mayoría dijo que le apetecía ir ahí a cocerse. Tras ese bar, la gente quería dancin’ y ya no era plan de ir al Susan. Otra vez será.

* Would, que no se me olvide que te debo cinco euros del tasis.

15 comentarios:

Troy dijo...

Primer!
Me debes una caña!

Troy dijo...

...borracha como una perra...
...ir de divina...

Creo que es hora de que nos sientes a todos y tengamos una charla. ¿Porque cuanto me dices que hace que no tienes novia?
Sabes que te queremos y te apoyaremos..

Tony Tornado dijo...

Estoy con Troy, si será por maricas en la blogosfera...

Además sabes que en sector estás muy bien visto...

;)

would dijo...

¡Jué chaval! ¡Qué bien lo pasemos y cuánto nos riamos!

Me quedaré con el momento "De Kebabs" en la memoria por mucho tiempo, aunque estuviese jodido porque se me hubisen torcido los planes después de haberme puesto en mi vez que mejor.

Pst, me debes 5 leuros.

Sandia dijo...

XDDDDDDDDDDDDDD Yo es que siempre me río contigo XDDDDDDDDDDDDDDDd

Shakti dijo...

... Pues mira que a mí algo me dice que el "te apoyaremos" de Troy no está escrito exactamente como a su mente calenturienta le gustaría... eso por no mencionar cómo nos gustaría al resto que D escribiera sus pretéritos indefinidos.

nanyu dijo...

lo de tu comida de empresa fue sesion doble + sesion golfa 2in1.
yo me fui con un amigo a comer algo antes de volver a casa el sabado a la noche y nos quedmaos con las ganas porque habia habido un accidente y estuvimos 20 minutos parados con un hambre y un sueño del copon.
que mala pata... sobre todo para el del accidente, claro.

M. dijo...

Hasta que tu cena de empresa no derive en comprarte una peluca en la Plaza Mayor e irte de vinos por La Latina hasta las 5 de la tarde, puedes estar tranquilo. Sigues teniendo una empresa normal.

Troy dijo...

Shakti, cariño... que el de la mente calenturienta no soy yo...

Dra.B dijo...

Hay que leer entre líneas, Troy:
"Todavía me estremezco al recordar las fotos de mi primera comida de "empresa", inocente de mi, en las que salgo saltando, culeando y poniendo cara de enloquecido."

Shakti dijo...

Troy, que lo disimules bien no significa nada. Y a mí me acaban de proponerme para una canonización, tú verás...

Ann O'Nadada dijo...

Hoy se han ido de comida de amigos de empresa y me han avisado con 5 minutos de antelación... Y yo sin panoja y sin ganas...

La fiesta de empresa fue el día anterior a mi incorporación. Y los becarios no tienen cesta de navidad.

Troy dijo...

Pues nada, que a Rey mudado a Milan, Rey puesto...

Dwalks, a que yo no tengo la mente calunturienta???

Shakti dijo...

Dwalks, a que sí que la tiene aunque no sea lo que más te preocupa?

dwalks dijo...

siento llegar tarde a esta conversación que tanto me afecta, en el siguiente post explico mias razones.

decir sobre mi condición sexual, que está claramente definida, y más teniendo en cuenta que conozco el ambiente lo suficiente como para haberme decantado en algún momento dado si es que hubiese habido lugar...

lo cierto es que a fuerza de salir por ahí, y del gusto que kurt y yo compartimos por escribirnos mensajes en femenino, he desarrollado una faceta en mi que se presta a confusiones y que, por cierto, me la pela.

y troy, ya no agitas nada por aquí, antes eras mucho más zorra.