lunes, junio 20, 2005

Altea Weekend

A las dos y media del viernes Elliot y yo nos esfumamos de la oficina como billetes de veinte euros durante un fin de semana. Nos cambiamos en su casa, recogimos a su mujer y a una amiga de ella y pusimos rumbo a Altea sin más dilación. Durante el camino yo iba pensando "verás tú, un fin de semana entero con creativos publicitarios, MTV... como esto sea una competición de egos y coolismo se me va a hacer bien largo el fin de semana..."

Pues no, lo que me encontré fue un grupo de gente majísima con la que he pasado tres días de relax, risas, comida y solyplaya. Ni un minuto de desperdicio, vamos, que cuando nos hemos despedido una chica ha llorado y todo.

El sitio

Altea. En casa de los padres de Elliot, que tiene la terraza más grande y bonita en la que he estado en mi vida. A pie de playa y aislada. Perfecta.

La gente

Dieciséis en total. Ocho chicos y ocho chicas. Media de edad, unos treinta años. Dos parejas. Amigos de la mujer de Elliot, del trabajo, de la infancia... Amigos directos de Elliot, sólo estaba yo, y es que la fiesta era por el cumpleaños de su mujer.

El rollo

Viernes

Cena el en un restaurante de la playa. Chipirones rellenos, ensaladas, salazones y un arroz a banda que se salía.
Copas en casa de Elliot
Copas en el pueblo hasta las mil

Sábado

Playa por la mañana y paseos en la zodiac de Elliot, la estrella indiscutible del fin de semana.
Picnic en la playa a base de bocadillos de jamón con tomate , kilos de gambas y sandía sin pipas.
Siesta comunal en la terraza de Elliot con grandes fotos para el recuerdo
Barbacoa en la terraza de Elliot con la mayor cantidad de comida vista hasta el momento. Triunfadores de la noche: mis cinco kilos de mejillones naturales en sofrito de hortalizas, las endibias con salsa de yogur griego con sopa de cebolla de sobre, hecha por la hermana de Elliot. Además, brochetas gigantes, barcoa a saco y cerveza infinita. Fruta.
Copas, regalismos a la mujer de Elliot y pedo general.

Domingo

Más playa. Más Zodiac. Más barbacoa. Pasta con la salsa de los mejillones que sobró del día anterior. Limpieza de la casa.

Las anécdotas

1) El domingo por la mañana, Elliot decidió llevarnos a todos en la Zodiac a esta isla que sale en esta foto tomada desde una esquina de su espléndida terraza


Como había que hacer varios viajes, otros dos y yo decidimos ir nadando, a pesar de que la isla estaba a un kilómetro y pico de distancia desde nuestra casa, ya que pensé que con las aletas no sería muy complicado llegar hasta allí. Hicimos bastante bien la primera mitad del recorrido, bancos de medusas aparte, y, además, veíamos de vez en cuando a Elliot yendo y viniendo con la lancha asegurándose de que la cosa iba bien. Cuando llevábamos unos tres cuartos de la distancia, empecé a notarme cansado, el mar estaba bastante rizado, me entraba algo de agua por las gafas y las piernas no me respondian tan bien como al principio, y es que mover unas aletas no es tan fácil como parece. Noté como los otros dos empezaban a alejarse de mi y no podía evitar que la visión del fondo marino, allá abajo, me resultara cada vez más agobiante. Me oía respirar y los músculosde los muslos empezaban a vibrarme de esa forma en la que lo hacen cuando están a punto de contraerse súbitamente. En un momento dado me dí cuenta de que no llegaría, de que no podía más. Intenté descansar un rato, pero el verme sólo entre tanta agua me hacía imposible estar relajado. Miré a la isla, todavía lejana, y vi que la lancha estaba ya amarrada, lo que quería decir que Elliot se había ido con el resto del grupo a la parte de atrás del islote, pensando que nosotros llegaríamos sin problemas. Sin ponerme demasiado nervioso concluí "como esto siga así, me ahogo en cinco minutos". Y la cosa no tenía pinta de ir a cambiar en cinco minutos.

Pero entonces la potra Dwalks hizo acto de presencia y divisé a unos cincuenta metros a mi izquierda una boya como una olla. Fui hasta ella con la moral por las nubes y me agarré a ella como a un pecho femenino. A lo lejos, mis dos acompañantes se dieron cuenta de mi situación y me gritaron si estaba bien. Y yo les levanté el pulgar y les voceé que avisaran a Elliot para que me rescatara con la barca. Y ahí me quedé, agarrado a mi boya roja casi media hora pensando que si no hubiera estado ahí , ahora mismo estaría escribiendo un post sobre un Dwalks compartiendo algas con los pececillos y las medusas del fondo del Mar Mediterraneo. Así de sencillo, de verdad.

2) En la fiesta del sábado por la noche, uno de los chicos se quedó dormido en una tumbona de la terraza de Elliot. Era tarde y había sido un día intenso, así que todos pensamos que se debía al cansancio. Se nos ocurrió en ponerle por encima los globos de la fiesta para sacarle fotos. Cuando le pusimos todos los globos, empezamos a colocarle los remos de la barca y acabamos decorándole con cualquier cosa que tuviéramos a mano: aletas, una sandía... Aunque intentábamos hacerlo con cuidado para no despertarle, debido a nuestra no disimulada tajada a veces le golpeábamos sin querer o se desmontaban nuestras estrucuturas sobre él. Acabamos pensando que se estaba haciendo el dormido para seguirnos la gracia, porque era imposible que no se hubiera despertado con tanto trajín y con el descojone general que allí reinaba.



Pero cuando se levantó de imprevisto entre arcadas y echando las papas a tutiplén en una bolsa que alguien tuvo la habilidad de ponerle a tiempo, entendimos que no había fingido en ningún momento y que todas las fotos que hicimos, eran documentos verídicos. "Es que yo le he visto beberse como quince botellines de cerveza esta noche" comentó una chica al rato.

Gran fin de semana. Este es uno de los paseos que nos dio Elliot por allí con su lanchita, visto también desde su terraza.

Ay would, que te lo has perdido...

34 comentarios:

oria dijo...

Que champion, a mi no se me ocurre ni por asomo hacerme tanta distancia a nado.
Molan las fotos.

Tony Tornado dijo...

Increíble el menú...
Increíbles las fotos...

Fijo que este finde se te queda grabado a fuego por los recuerdos. Y Would pasando calor en Madrid (Como todos los que nos quedamos)...

Bikachus

Un tipo raro dijo...

Jo, tiiiiiiioooo que envídia de finde.

(lo de la natación te pasa por chulín... a mí ni se me hubiera ocurrido)

would dijo...

Supongo que llegaste a la isleta con la barbilla alta intentando aparentar la dignidad que perdiste entre las algas del fondo del mar, mientras las dos tías que te querías ligar, que seguro que las había, cuchicheaban y se echaban sus risitas a tu costa.

Reconócelo, no eres David Meca.

Tienes razón, ¡lo que me perdí!

uma b. dijo...

"Pero entonces la potra Dwalks hizo acto de presencia y divisé a unos cincuenta metros a mi izquierda una boya como una olla. Fui hasta ella con la moral por las nubes y me agarré a ella como a un pecho femenino".

Impresionada estoy.

Y creeme cuando te lo digo: no ser davidmeca es algo muy bueno ;)

dwalks dijo...

oria, a mi, desde ahora, tampoco...
tony, si que ha sido de los buenos este viaje, sí. y lo que no he contado.
tipo raro, de chulín nada, si acaso solidario con los que querían ir en barca. eso sí, siempre hubo un poco "¿pero no te da cosa ir nadando hasta allí" y yo decir "psá, no parece mucho, ¿no?"
would, la dignidad no la perdí en ningún momento. de hecho me fumé un cigarro en la boya mientras esperaba.
uma: no sé muy bien en que tono va eso... decir que lo del pecho femenino se refiere más a la querencia con la que lo hice que al modo de proceder, obviamente. gracias por lo de davidmeca

y no hace falta que lo digas, no intentaré enseñar natación a bruno.

Mordiscos de realidad dijo...

impresionante fin de semana nominado a historico, la casa y su terraza parecen de foto de catalogo de agencia de viajes.
La chica lloro porque no le hiziste caso suficente durante todo el finde y no te la ligaste y ella cree que no vas a llamarla mas. Llamala, dale esa alegria.
Un poco patetico si ha sido lo del pinchazo nadando, pero te honra ser sincero y escapar de la situacion para poder contarlo.

Lucyinthesky dijo...

Buf. Me pregunto a cuántos habrá salvado la vida esa boya...

Me pregunto también por qué todo el mundo te hace fotos imposibles cuando estás borracho... Seguro que el pobre vomitó de tanto meneo que le dísteis poniéndole cosas.

Redactor-es dijo...

y tu que no stabas seguro de querer ir... si es que fines de semana asi son de los que da gusto contar; incluso con agobios naúticos... yo a cumples así me apunto ;)

Ann O'Nadada dijo...

Que terraza!!! Que vistas!!! Que envidia malsana!!!

A quien se le ocurre intentar cruzar el estrecho nadando... Verás como la próxima vez te lo piensas dos veces...

Por cierto supongo que lo del cigarro en la boya es una broma no?. Es que soy muy pardillo y me lo trago todo, pero es que eso no hay por donde cogerlo...

Rutipiti dijo...

Imprezionante amiguito tu finde...
Lo que te habrías perdido si al final no vas!
Me he reído con tu anécdota de la boya, jajaja...
Besitos, y a empezar bien la semana!

Johan Schnabel dijo...

Estoooooo..........¿la excesiva cercanía a la orilla de la terraza de Elliot no roza (sino sobrepasa) los límites legales de todos los Planes de Ordenación Urbana y del Territorio desde 1925?

Eride dijo...

No solo vienen, te quitan el aparcamiento, te masifican las playas, te sueltan el coche en mitad de la calle mientras entran a la panadería a por su barrita, se saltan los stops y encima te gritan... no. Además luego te cuentan en un post lo de putamadre que lo han pasado. Y como te caen bien, no puedes siquiera insultarles.

Me voy a la playa, a llorar un rato en plan romántica misteriosa. A ver si alguno pica.

M. dijo...

Oyes... que estaba pensando... al proximo viaje de ese tipo, si no te apetece ir solo, avisa, que enseguida te salen acompañantes.

Mud dijo...

D-Walks, a esta altura y viendo el estado de tus rodillas, deberías saber que el esfuerzo físico rara vez conduce a algo positivo, más en tu caso: No eres D-Swims, eres D-Walk. La próxima vez ejercita la mente antes que las piernas y haz "walking"

Fújur Dragón Blanco dijo...

Estupendo revival verano azul adaptado al siglo XXI, ¿cuando vuelves?

Fújur Dragón Blanco dijo...

Eride, muchome temo que antes que pique alguna te picará una medusa mediterránea de las de la tele. Esa fobia a los invasores de alcorcón te tiene raída, ¿eh?

Amélie Poulain dijo...

La terraza, la playa, el sol y la zodiac tienen una pinta estupenda, pero siempre siempre se te ve la debilidad por la comida. Menos mal que es pronto.

dwalks dijo...

mordiscos: no lo cuento por honrado, sino por la alegría de poder estar vivo para contarlo.

lucy: el podre vomitó por meter en su estómago más de lo que cabía. 50% alcohol...

keepwalking: y yo también me apunto ;) avísame si encuentras uno

ann o'nadada: lo del cigarro en la boya, es tan cierto como que me rescató un delfín y fui surfeando sobre él hasta la orilla, a la que accedí dando un saltito.

(pero me lo hubiera fumado ¿eh?)

rutipiti: mi anécdota de la boya no era para reirse, era un documento escrito que pensaba enviar a "Al filo de lo imposible". Me decepcionas.

johan: ni lo sé ni me importa, como comprenderás. y si lo supiera, me haría el longui y mataría al delator, como igualmente comprenderás.

eride: lo único que masificamos fueron nuestras barrigas. fuimos totalmente civilizados.

por cierto, ¿a dónde dices que vas a llorar? no estaaría mal saber dónde van las chicas con la guardia baja... ;)

m.: tienes que ganártelo con méritos personales aprendidos con esfuerzo en esta vida que te distingan de una cualquiera.
por favor, mándame tus medidas.

mud: con esta confianza que depositas en mi, creo que conseguiré cualquier cosa que me plantee en esta vida. gracias, amigo. (por cierto, se sigue sin poder acceder desde a quí a tu blog)

fujur: espero que en verano, aunque cada viernes haré autoestop en la A3 enseñando cacha por si alguien se anima a llevarme antes

dwalks dijo...

amelie: yo sustituiría ese "pero" por un "además"

¿por qué es negativo comer? bravos y hurras por la comida, mujer.

JOTA dijo...

ala, q me voy a hacer amiga tuya para que me invites para la próxima. Para mí, lo mejor es la terraza estupenda de tu amigo Elliot. Menos mal que no te ahogaste, así nos has podido contar.

dwalks dijo...

ah no! jota, yo seguiré haciendo este blog después de muerto, no lo dudes!

po dijo...

sol, playa, paseos en lancha y comida del chef Dwalks.
Ha merecido la pena la espera. Sí señor.
;)

chs dijo...

Dwalks, ese trecho desde la playa hasta la islita debe estar lleno de gente que se las dió de Johnny Weissmuller. Lo extraño es que no vieras lindas sirenas queriéndote arrastrar al fondo mar. No pillas ni con esas, macho.

dwalks dijo...

po: gracias por tus piropos. me encanta que seas tan agradecida, a diferencia de mis comensales, que me pusieron a caer de un burro por un dolorcillo de tripa de un par de días de nada... joer, los mejillones sólo tenían un color ligeramente verde cuando decidí comprarlos, pero estaban mucho más baratos que los frescos... ¡una guerra tenían que haber pasado! ¡una guerra! ;)

chs: potra dwalks, chs, potra dwalks, parece mentira que tú dudes de ella ¡oh, mi catalizador!.

ya en serio, no fue por chulería, simplemente pensé que sería más fácil de lo que resultó ser. esta me la apunto para no volver a caer.

Lucyinthesky dijo...

Vale, el chaval había comido/bebido mucho, pero que te lo remuevan también ayuda a que el tema acabe en bolsadepota.

En cuanto a la aventura suicida, has pensado en acudir al oculista para que te revise el concepto cerca-lejos?

(Supongo eres consciente de que Qwalks habría salido triunfante, y sin barca-escoba)

M. dijo...

Tengo las medidas ideales, pero afectadas por dislexia: 60-90-60.

Vamos, que tengo ofertas de trabajo en todos los circos de aqui a Pernanbuco.

Y sí, soy una cualquiera. Lo único que me daría puntos es la foto de Altea que tengo como fondo de escritorio desde hace un par de años.

dwalks dijo...

m., contratada

Amélie Poulain dijo...

Claro que no es negativo comer, faltaría más, bien positivo y gratificante resulta. A lo que me refiero es que dentro de las descripciones la comida siempre está cuidada como con un mimo especial, pasando incluso por encima de la terraza con vistas al mar.

Nepomuk dijo...

Esa foto de la terraza podría considerarse una violación contra los derechos humanos. Sobre todo vista desde Madrid chupando un polo de limón y con 42º a las ocho de la tarde como es mi caso.

Serás juzgado por crímenes de guerra. Ya verás, ya...

Nepomuk dijo...

(¿con las aletas y agarrado a la boya no parecías un cangrejo ermitaño?)

dwalks dijo...

no, Nepomuk, agarrado a la boya más bien parecía una foca monje haciendo malabarismos con su pelota

y Amelie, la comida SIEMPRE está presente. te puedes alimentar con ella, o vivirla como un placer. it´s up to you!

Tony Tornado dijo...

Bueno, ya está bien, que aparte del Altea weekend nos tienes secos desde el jueves...

¡Oiga, oiga, actualice!

;)

Troy dijo...

La historia de la isla (a lo "La Playa " y/o "Naufrago") es totalmente Reader's Digest!!!!!!!

Cómo viven algunos...