sábado, abril 23, 2005

B.A. (II)

Segundo día en B.A, y muy bien aprovechado. Me estoy enganchando a esta ciudad.

Tras la experiencia ultraturística de ayer, hoy he comenzado con las cosas serias. Me he levantado a las nueve sin jet lag con intención de visitar los barrios de la Recoleta y Palermo, muy emblemáticos los dos. No me extraña que Chs se decepcionara cuando vino aquí en visita relámpago, ya que sólo disfrutó de lo que yo ví ayer, una parte con mucho nombre, pero ni mucho menos con el encanto de lo que he visto hoy, pero bueno, tiene esto a tiro de piedra desde Brasil y le invito a que repita con más tiempo, se ha perdido casi todo.

A la Recoleta me he ido andando por la Avenida 9 de Julio, que es la del obelisco y he necesitado de diez minutos para cruzarla de lo ancha que es, lo mismo casi que la Castellana a la altura de Nuevos Ministerios, aunque ahí es por culpa de los semáforos. La Recoleta es un barrio de clase alta, con mucha boutique de grandes firmas, avenidas muy anchas con edificios de viviendas de categoría y un aire más elitista al del resto de la ciudad. Muy agradable el paseo por ahí, he ido muy tranquilito y callejeando. He acabado en el cementerio de la Recoleta, que es una parada obligatoria, donde me han sorprendido los mausoleos que gastan por aquí, si pensabais que en España éramos cantosos con estas cosas, esperad a ver esto cuando suba fotos. Muy grandioso todo, muy valenciano, y nada de mal rollo con las tumbas, también es verdad que había mucha gente y es difícil sentir un escalofrío por tu espalda cuando ves a un guiri tripón al lado de los inquietantes motivos religiosos. La verdad es que me ha gustado por lo peculiar y como llevo una guía bastante completa, cuando veía las cosas sabía qué era todo y quién estaba muerto dentro.

Luego he estado viendo la zona alrededor del cementerio y me ha maravillado el ambientazo que había. Puestos de artesanía, gente tirada por el cesped, perspectivas impresionantes de las avenidas anchísimas que rodean la zona, el Museo Nacional de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, las estatuas por todas partes... esta ciudad es muy importante, en serio, mucho más de lo que mi paleta mente había imaginado.

Por la tarde, después de comer me he ido a Palermo, otro barrio con pulpa. Es una zona más bulliciosa y menos imponente que la Recoleta, pero con muchos rincones en los que detenerse. Muchos bares y cafés con encanto, tiendas de ropa, gente joven con un punto alternativo... Este barrio no me ha recordado a nada de Madrid, ni en las viviendas ni en los comercios. Mejor. Aquí me he acojonado un poco porque me he metido por un sitio que tenia buena pinta y de repente me he quedado solo y he visto a unos tíos que me han dado mala espina, pero no me han hecho ni caso. He sufrido, pero con final feliz. En la parte baja de Palermo hay unos parques grandísimos, está el zoo, el jardín botánico y un parque japonés al que no he podido entrar porque estaban cerrando cuando he llegado a las seis. Había un montón de gente echando partidos de fútbol por los parques y a unos se les ha escapado el balón cuando pasaba yo por ahí y se lo he devuelto con bastante estilo. Me han preguntado que de dónde era (juro que no sé cómo lo han averiguado) y he dicho que de Madrid. Entonces un tipo con la camiseta del Real Madrid me ha levantado el pulgar y yo a él también por si acaso. Y además le he guiñado un ojo para no deberle nada.

Lo mejor con mucho es la gente. Son tipos realmente amables y con conversación todos, ninguno se queda en la simple contestación, aunque es normal si tenemos en cuenta que están bastante apurados y necesitan tratar muy bien al turista, y yo soy al 100% un prototipo de turista en zona turista, aunque se ve que es algo intrínseco a (¿en?) ellos. Por ejemplo, por poner uno cualquiera, cuando estaba en la feria de artesanía de la Recoleta, le he preguntado a una chica que vendía cacharritos para tomar el mate, que cómo era todo el proceso. Me lo ha explicado con todo lujo de detalles y luego me ha dado a probar del mate que se estaba tomando ella, que se toma con una pajita de metal que se llama cucharilla o cucharita o algo así. Y yo he aceptado por que me parecía lo mínimo, aunque estuviera chupada. Muy natural todo y, bueno, que la tipa no estaba nada mal. O como cuando le he preguntado a un individuo que vendía bumeranes, que fabricaba él mismo, cómo los hacía. Pues nada, antes de contestarme se ha ido corriendo cincuenta metros prado adentro y se ha puesto a tirar el bumerán como un loco para que le viera, luego ha venido y me lo ha explicado. Son un poco así, les pides cinco y te dan seis.

Ahora descansaré un rato y me iré a cenar a Puerto Madero, que ayer no fui porque me quedé roto en la cama a las diez. A ver que ceno, me da a mi que va a ser pizza, que ya le va tocando y me han dicho que no me las pierda.

12 comentarios:

Seiai dijo...

Qué bonito es viajar...aunque no me puedo mover de aquí en mis 8 horitas, esta página es en realidad una ventana llena de luz. Te deslumbra, y como no se ve mucho a su través, la imaginación termina de darle forma a las cosas. Gracias por darnos las alas para volar a L´Argentina..ay!
Faltan detalles de escenografía: a qué hora europea haces todo eso..que tal tiempo hace (es otoño,no?)..de qué color es el cielo...Besos.

po dijo...

Creo que después de esto ya tengo doce excusas más para viajar a Buenos Aires (aparte de la que ya tenía: ver a mis primos que no conozco). Muchas gracias por compartirlo con nosotros, snifs...
A seguir disfrutando!!!

(me ha hecho mucha gracia lo del tipo de la camiseta del Real Madrid, jajajajaj)

Amélie Poulain dijo...

Suena bien Buenos Aires desde tu blog, siempre nos queda caminar por sus calles entre tus palabras. ¿Devolviendo el balón con estilo?, ¿haciéndole la competencia a su Maradona querido?.

Nepomuk dijo...

Eso del "ambientazo" alrededor del cementerio te ha quedado de un simbólico que pasma.

Anónimo dijo...

uff, que capacidad teneis algunos de viajar, trabajar, ver todo lo de las guías y más y postear.
asombraito estoy...
volver...y las nieves del tiempo platearán mi sien.

El angel azul dijo...

Que enganche leerte desde B.A.Te imagino andando por esas avenidas.Sigue contando cositas para los que nos quedamos por aki... Alguna fotito puede ser o es mucho apretar? Muach

Tony Tornado dijo...

Ya decía yo que era raro que no hablaras de comida...

¡Qué bien suena todo! No curres mucho y disfruta...

Bikachus

dwalks dijo...

la verdad es que pierdo un poco la noción del tiempo por aquí, mis horarios están hechos un desastre... son cinco horas menos, es otoño, sí, y el cielo es igual que allí, pero con otras estrellas.

las fotos llegarán en forma de megapost cuando vuelva, de momento no tengo medios. la verdad es que hubieran quedado mucho mejor los posts con ellas, pero...

y al resto, muchísimas gracias por veniros conmigo un rato todos los días, me hacéis mucha compañía. perdonad que no os comente en vuestros blogs, pero es que están bastante solicitados los dos ordenadores que hay aquí y cuando termino de contestar y de mirar el correo, ya me están resoplando en el cuello los que esperan.

Dixie dijo...

Te está picando el gusarnillo del Sur!!!!!!!!!! Creo que BAires y sus gentes y la "obligación" de tener que ir todos los años fue uno de los principales motivos para casarme!!!;)
Por cierto ¡¡¡¡¡¡¡Baby is here!!!!!!!!!

dwalks dijo...

No me digas que ha nacido conmigo en el culo del mundo jajajaja Pues qué alegría y que curiosidad por verle.

Baby es el hijo de Uma B., que por lo visto ha nacido después de nueve meses.

Andres dijo...

"Bombilla!!" así se llama el artilugio tubular rematado en un extremo por un pequeño colador y en el otro una boquilla usualmente bañada en oro, para que el gaucho no se queme el hocico.

Soy argentino, cordobés y BA es una ciudad que me enamoró durante el corto tiempo que viví en ella (1 año). Mi departamento estaba en 9 de Julio esquina con Lavalle, así que tenía el Obelisco en una ventana y el teatro Colón en la otra. Tu hotel debía estar a unos pocos metros de allí (no recuerdo el nombre, pero pasé por su puerta a diario durante ese año).

Me pone contento que la hayas pasado bien en tu viaje. Creo que en Argentina -como en el resto del mundo, pero si hay que publicitar me inclino por mi tierra- hay muchos lugares y experiencias bellas por descubrir, y mucho me dolería que los visitantes se encuentren con lo contrario.

Monica dijo...

yo cuando estuve en buenos aires me hospedé en un alquiler temporario en Recoleta. la verdad que es hermoso viajar. me alegro que hayas pasado unos lindos días igual que yo