domingo, marzo 20, 2005

Va de noodles

Como en un mes he comido tres veces noodles estoy convencido de que es una señal, así que debo postear sobre ello.

El sitio se llama Circus

y es un restaurante que está especializado en este producto. Hasta hace poco yo no sabía qué eran los noodles aunque había oído hablar de ellos, y ahora que lo pienso es bastante probable que ya los haya comido sin darme cuenta en algún asiático pensando que eran tallarines, pero un día los tenían como primer plato en uno de los restaurantes donde habitualmente como menú del día y me los pedí en plan misprimerosnoodlesmira. El camarero me comentó que era pasta china de arroz y desde entonces eso es lo que yo le explico a la gente que me lo pregunta, aunque nunca lo he contrastado y puedo estar quedando fatal sin saberlo. Esto fue como hace un mes y me supieron riquísimos porque la salsa que llevaban era la salsa definitiva.

Hace tres semanas Kurt escogió Circus para nuestra cena pre-copas de los viernes en los que decidimos salir juntos. Yo encantado, como siempre, porque Kurt no suele fallar con sus objetivos.

Califiquemos

Puntos fuertes de Circus

- Está de moda, así que vas a un lugar que has visto hace poco en una revista y puedes decir "ah, pues por la foto no me lo imaginaba así"
- Es bonito y agradable. Invita a estar.
- Grandes ventanales para que te vean comiendo noodles desde fuera
- Mesas corridas que permiten la interacción con otros comensales, si apetecen o apeteces.

Puntos débiles de Circus


- Es pequeño y puedes quedarte sin comer noodles muy fácilmente en cuanto empiece a coger más fama
- Huele un poco a comida. Es viernes y te has arreglado, así que no es grato eso de salir oliendo a lo que has cenado.
- Sólo hay un servicio, o sea, un retrete. Problemas de espacio, supongo.
- No se puede fumar. Esto es discutible como punto débil, así que hablo por mi.
- La puerta de la entrada se engancha y está muy dura al abrirla, así que el efecto entrada-en-el-restaurante es algo incómodo porque segundos antes has perdido los papeles pegándole porrazos a la puerta.

La comida de Circus

Tienen ensaladas, que son muy pequeñas y saben muy bien, y sopas asiáticas como entrantes. El plato estrella son los noodles y los presentan en unas diez recetas diferentes. La primera vez me los pedí con brécol y tacos de salmón fresco. Me parecieron soberbios. Ayer pedí los especiales de la casa y picaban un poco, aunque llevaban ingredientes agridulces y eso para mi siempre son puntos a favor. Kurt se pidió el primer día unos que daban un poco de pereza a partir de la mitad del plato y ayer se pidió los de brécol y salmón, para asegurar. De los de Rachel no me acuerdo, pero también picaban bastante.

Los postres son más clásicos, destacando la tarta de chocolate y caramelo, que es un no parar y un rebañar asegurados.

El consejo

Ayer pedimos para empezar unas habas que venían con vaina y todo, super chulas. El asunto y truco consistía en sacar, arrastrando con los dientes, las habitas de su vaina. Yo no calibré bien y me metí todo el kit vaina-habitas en la boca penasando que eran judías verdes como las que hace mi madre pero en pequeño. Como la vaina era muy fibrosa se me hizo bola y la tuve que dejar por ahí. Así que ya saben lo que deben hacer si no quieren tener una regresión a los cinco años de edad (aunque al menos nadie te dice que no te puedes levantar hasta que te lo comas)

Otros de Circus

El tema de las mesas corridas da juego. Por un lado primer día acabamos haciéndonos amigos de las dos chicas que teníamos al lado, dos zaragozanas que nos contaron su vida y nosotros a ella la nuestra. Muy divertidas y más viejas de lo que nos dijeron, seguro. Por el otro, puedes ver, oler y casi probar lo que se están comiendo tus compañeros de mesa con el suficiente detalle como para saber si te hace gracia o no. Eso también son puntos a favor, aunque a mi me da un poco de corte cuando me pido lo mismo que el de al lado porque parece que no tienes personalidad.

El tema palillos sigo sin dominarlo, como tantas otras cosas. El primer día me comí los noodles, más que cogiéndolos con palillos, colgándolos de los mismos. Ayer ya me pedí un tenedor y no tuve problemas.

Por último, es bastante barato y los platos son abundantes, por lo que la sensación con la que te marchas de allí es la de haber hecho un buen negocio.

6 comentarios:

Tony Tornado dijo...

Gran momento "Guía del ocio". Gracias, siendo fans como soy de los noodles, me apresuraré a visitarlo.

_R_ dijo...

Ummm ricooooo. Seguro que está bien el sitio, parece del estilo de los wagamama, que aun no entiendo como no han llegado a España. Yo los noodles suelo tomarlos en dos restaurantes chinos alrededor de Plaza España, de esos muy cutres y donde solo comen chinos. No hay brecol y salmon pero son muy muy auténticos y baratísimos.

dwalks dijo...

qué hambre me está entrando pordiós

que es que son las dos

AKI dijo...

Que buen sitio conoces!!
Nos gustan mucho los noodles. Por ejemplo hoy he cenado un plato de noodle como la foto. era con unas verduras y gambas. Me encantaaaa.
Y tambien me gusta mucho lo que comiste para empezar la cena.
Aqui lo comemos en el bar como aceitunas en Espana. Siempre me lo pido.
Quiero ir ese restaurante, me ensenas?? yo te ensenare como se usa parillos!!

dwalks dijo...

Muy bien Aki, tu opinión de experta da credibilidad a este blog, que cada día es más internacional y se nota.

Acepto esas clases de palillos, pero creo que te vas a arrepentir, soy un desastre y no creo que consiga cazar nunca la mosca.

Marchando un beso para Japón, a ver si llega.

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site