martes, junio 22, 2004

Milagros

Mi hermano es el mejor compañero imaginable para disfrutar de una sesión de Teletienda, nunca entre semana, nunca antes de las dos de la madrugada. O se hace bien o no se hace. Esto suele darse cuando salimos los fines de semana y, por casualidad, volvemos pronto a casa y coincidimos en la cocina, arrasando un poco la nevera. Sencillamente, hay que vivirlo para poder entender por qué yo he corrido varias veces de punta a punta de la casa al oír gritar a mi hermano desde el salón ‘¡Tío, corre, que Chuck Norris está haciendo abdominales en una especie de bañera para bebés y quiere que la compremos!’.

Hasta ahora nunca he tenido valor para comprar algo anunciado en Teletienda, pero reconozco que conceptualmente he estado cerca en algunas ocasiones:

Productos que he usado, he comprado o me han regalado con la intención de mejorar mi calidad de vida (sin éxito)

MORDE-X

Mordequis para la familia. Me lo compró mi padre cuando yo era pequeño para ver si me dejaba de morder las uñas. Era un líquido untable a modo de esmalte que, a priori, tenía un terrible gusto amargo. Completamente cierto durante los tres primeros días. Después empecé a cogerle el truco a su terrible amargor y no sólo seguí mordiéndome las uñas, sino que además empecé a apreciar nuevos sabores como los de la tónica o la escarola. Más tarde, disfrutar del gintonic fue coser y cantar. Gracias, padre.

CREMA ANTIOJERAS

Marca Nickel. Regalo de A. por mi 27 cumpleaños. Tengo ojeras crónicas desde que era estudiante y mi tendencia a dormir poco no ayuda demasiado a que desaparezcan. A. decidió hacer algo por ellas y me obsequió con esta crema, convenciéndome de que si era constante en la aplicación, acabarían siendo historia. Yo me la aplico todos los días ya que el tubito me está durando un montón, pero no he notado nada. Creo que no voy conseguir menguar mis ojeras en la vida porque me he dado cuenta de que lo que realmente hace la crema es alimentarlas. O eso parece, por la buena salud de la que gozan últimamente.

MICEBRINA

Es curioso, cuando uno se enfrenta a su primer bote de vitaminas poco menos que tiene la sensación de disponer de infinitos pen-drives para añadir al cerebro. A la semana de haber empezado el tratamiento, no existen diferencias significativas entre los complejos vitamínicos y los Smint.

LIQUIDO ANTI-RAYAZOS PARA EL COCHE

Me compré el envase más grande de la tienda tras ser convencido con la promesa del mecánico ‘tú le das bien y ya verás, como nuevo’. Le di bien, hasta poner mi brazo como el de un triple campeón de Wimbledon, pero los raspones y rayas que tenía en la carrocería siguieron intactos.

Y sí, todos los que me avisaron antes de que comprara el bote de lo que sucedería, se hincharon de satisfacción cuando vieron el resultado.

PORTAMINAS SHAKER

Es de Pilot y tiene un mecanismo mediante el cual se extrae la mina agitando el portaminas como un loco, en vez de hacerlo apretando por arriba con el pulgar. Tiene una vida útil de unos cinco días. He comprado suficientes en mi vida como para garantizar este dato.

CREMA ALISADORA DE CABELLO

Quienes me conocen no habrán notado muchas diferencias entre mi pelo y el de un maniquí de Simago. Con este argumento, a los dieciséis años o así, le tomé prestado a mi madre su bote de crema alisadora para cabellos foscos (curiosos los genes hereditarios) y me repartí una cantidad generosa por la cabeza. No entraré en detalles acerca del aspecto que adoptó mi pelo, pero recordar el día que pasé en clase aún no es fácil para mi. Lástima que Bustamante no estuviera allí conmigo para que viera el efecto en otra persona.

.............

Post inspirado en 'En mi humilde opinión', idea aparentemente original de Nacho Canut. 'El Diario de Nacho Canut' fue el primer blog que conocí. Luego, muy poco después, descubrí el inigualable 'Ambivalence', de Uma B., mi referencia de lo que debe ser un blog.






2 comentarios:

uma b. dijo...

Hace cuatro años me compré un bote de un ungüento destinado a hacer salir los pelos que se meten por dentro después de la depilación. Sí, lo confieso. Por supuesto no sirve para nada, pero su apariencia gomina hizo que una chica de nombre Silvia visitara mi baño y decidiera remodelar su estilismo capilar. Todavía se me saltan las lágrimas al recordarlo.

dwalks dijo...

Sí, la leyenda negra de estos productos también es extensa. Yo tengo una con el Dalacín Tópico (solución antiacné presentada en frasco tipo roll-on). Conozco a un individuo que usó por error el de su hermano como desodorante.